Educación

Hoy hace 50 años: MAG prohibió a estudiantes de Agronomía experimentar con ‘vacas viejas’

Texto original publicado por ‘La Nación’ el 10 de junio de 1972

“Con un criterio eminentemente de expositor de ganado, el ministro de Agricultura, señor Fernando Batalla, nos impide realizar investigaciones académicas en unos animales ‘viejos’ que también desea expulsar de la estación experimental El Alto”, dijeron a este diario los estudiantes de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Costa Rica (UCR). Los jóvenes vinieron muy preocupados a nuestras oficinas a protestar por esa actitud del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), que les impide realizar sus experiencias académicas.

Dijeron los quejosos que, a pesar de que existe un convenio firmado hace dos años, por el cual el MAG se comprometió a dar facilidades a la UCR para realizar investigaciones en la estación experimental, actualmente están enfrentando toda clase de obstáculos para realizar sus labores allá.

“Unas vacas que compramos para ciertos estudios, no solamente no las están alimentando como se debe los funcionarios de la estación, sino que nos ponen dificultades para que las mantengamos allí y podamos experimentar con ellas. Claro, como son animales baratos, viejos, flacos, ellos, con criterio de expositores de ganado las han relegado al final del potrero, donde no hay ni pasto y quieren incluso rescindir el contrato para echarlas de la finca”, explicaron los estudiantes.

Los jóvenes finalizaron: “Nosotros no podemos tener para esas experiencias científicas un hato de vacas de ¢5.000, como le gustan al señor Batalla, y protestamos enérgicamente porque con esa actitud se está perjudicando el desarrollo del país, ya que se cierra a los futuros agrónomos la puerta del único sitio a donde acudimos para realizar nuestras prácticas, que a la postre vendrán en beneficio directo del país. Seguramente como el señor Batalla no es agrónomo, no puede entender que para estos estudios hay que utilizar vacas ‘feas’ y baratas, no animales de exposición”.

Norteamericanos detenidos por tráfico de medicinas

Autoridades de Narcóticos, sección de la Guardia Civil, indicaron que habían detenido a dos “norteamericanos a quienes se acusa de pertenecer a una organización internacional que negocia en el mercado negro cierto tipo de medicinas, que dicho sea de paso están tan caras en el país que garantizan un ‘excelente negocio’”.

Además, sospechan dichas autoridades que los norteamericanos también se dedican al trasiego de drogas estimulantes y alucinógenas. Se les decomisó una escopeta y una escuadra de nueve milímetros. Ambas armas con suficiente munición.

El número de frascos, en algunos de los cuales se advertían diferentes tamaños y colores de cápsulas y pastillas, es de más de 30. Les fue decomisado un vehículo de trabajo grande y, para la próxima semana, se espera atrapar a otro hombre, quien posiblemente sabe de una considerable cantidad de drogas que están por entrar en el país.

Exoneración a fertilizantes

Con ocasión de la tramitación del proyecto de ley tendiente a la exoneración del pago de impuestos para herramientas agrícolas, pesticidas y fertilizantes, se puso de manifiesto en la comisión legislativa de Asuntos Económicos que tal importación en el país asciende a la suma de ¢80.000.000.

La cifra se desglosa así: ¢48,8 millones por concepto de fertilizantes, ¢26,3 millones de insecticidas y el resto en productos similares. El diputado Hernán R. Castro Hernández manifestó que le correspondió en el pasado ver en las bodegas de Fertica quince mil toneladas de fertilizantes listas para su venta en el área centroamericana.

“Precisamente en ese momento, había en bahía barcos con unas cuatro mil toneladas de ese producto importadas de Europa. Las anteriores consideraciones las hago para decir que no existiría situación más injusta que la aprobación de este proyecto, ya que a la producción extranjera de ese producto se le estaría librando del pago de impuestos”, aseguró el legislador.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.