Personal administrativo negocia con los manifestantes, oficiales institucionales reguardan el sitio

Por: Sofía Chinchilla C. 21 septiembre, 2017

La Dirección del recinto de San Ramón de la Universidad de Costa Rica (UCR) permanece bajo control de un grupo de estudiantes desde el miércoles por la tarde.

Roxana Salazar, directora de la sede, confirmó que se trata de alumnos que reclaman por más presupuesto para la educación pública en el 2018, quienes se negaron a negociar este jueves.

De acuerdo con la funcionaria, los manifestantes ingresaron al edificio con máscaras en el rostro a eso de las 5.30 p. m. y pidieron a los dos empleados que estaban presentes que se retiraran. La sede se cerró durante unas horas y se reabrió cuando los oficiales de seguridad institucionales constataron que se trataba de estudiantes.

El 12 de setiembre, estudiantes de universidades públicas marcharon hasta la Asamblea Legislativa en reclamo por más presupuesto para la educación.
El 12 de setiembre, estudiantes de universidades públicas marcharon hasta la Asamblea Legislativa en reclamo por más presupuesto para la educación.

Los estudiantes exigen más del 3,7% de aumento para el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) que acordaron, el 29 de agosto, los rectores de las cinco universidades públicas y el Gobierno. Con ese aumento, el FEES para 2018 sería de ¢496.279 millones, lo que representaría un 1,38% del producto interno bruto (PIB) del 2018.

Este año las universidades recibieron un alza del 8,6% con respecto al 2016, en una partida de un 1,42% del PIB.

"En el pliego de peticiones que salieron de esta toma van exigencias directas a la directora de la sede pero también a las otros órganos de la universidad e incluso del Gobierno. Sabemos que no es acá (donde se toman las decisiones sobre el FFES), pero es nuestra medida de presión y la forma de hacernos oír", manifestó una de las estudiantes que participa en la toma, quien pidió que su identidad se reservara.

La estudiante dijo que por motivos de seguridad tampoco revelarán cuántas personas están dentro del edificio.

"Estamos entablando el diálogo, sobre todo para que ellos depongan la toma del edificio, porque están afectando la dinámica de la institución, estamos con procesos de graduación y con planes de trabajo que debemos entregar y no podemos realizar todas esas acciones", agregó Roxana Salazar.

"Sabemos que ellos tienen razón en sus peticiones de que tenemos que mejorar ese presupuesto y alcanzar el 8% (del Producto Interno Bruto) para la educación, pero creemos que estas no son las instancias correctas para que realicen sus demandas", añadió la funcionaria.

Salazar y los estudiantes pactaron una reunión para este viernes a las 2.30 p. m.

"Es una medida de presión que busca hacer un llamado de atención a las autoridades universitarias y al Estado para que la situación de precarización que enfrenta la educación pública sea revertida y se defienda un modelo educativo al servicio de todos los sectores de la sociedad", expresaron los manifestantes en un comunicado que difundieron en Facebook.

La decisión sobre el momento en que se depondrá el movimiento se tomará en una asamblea, dijo la alumna.

Además de un 8% para la educación pública, el grupo exige que la UCR destine un 30% de su presupuesto anual a sus sedes y recintos.

Durante la mañana de este jueves se realizaron los primeros acercamientos entre la Administración del centro y los manifestantes. El resguardo del lugar está a cargo de los oficiales de seguridad de la UCR. No se ha realizado ninguna coordinación con la Fuerza Pública, según confirmó el Ministerio de Seguridad Pública.

Hace dos semanas, otro grupo de alumnos tomó el edificio de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional (UNA) durante cinco días, hasta que acordaron desalojar el inmueble con la promesa de que la rectoría no les aplicaría ninguna sanción.