Luis Fishman le recordó que por comentarios como los del legislador se promovía el odio en la Rusia zarista y la Alemania nazi

Por: Aarón Sequeira 16 septiembre, 2013
El diputado Manrique Oviedo acusó al segundo vicepresidente, Luis Liberman, de manejar el Ministerio de Agricultura indirectamente para desmantelar el sector agropecuario.
El diputado Manrique Oviedo acusó al segundo vicepresidente, Luis Liberman, de manejar el Ministerio de Agricultura indirectamente para desmantelar el sector agropecuario.

Diputados de cinco fracciones políticas se unieron en los reclamos contra el legislador Manrique Oviedo, del Partido Acción Ciudadana (PAC), por hacer comentarios anti judíos en la sesión del plenario de la Asamblea Legislativa, el viernes anterior.

El primero que reclamó a Oviedo, congresista sancarleño, fue Fabio Molina, de Liberación Nacional, a lo cual se unió el independiente Luis Fishman Zonzinski, quien es parte de esa comunidad judía en el país.

Fishman recordó a Oviedo que por comentarios en contra de su pueblo en la Rusia Zarista y la Alemania del nacionalsocialismo fue que se generó una persecución y genocidio internacional.

Perdón.

En el reclamo contra los comentarios de Oviedo se unieron también compañeros de la bancada del legislador sancarleño, Carmen Muñoz y Claudio Monge, jefa y subjefe, quienes pidieron perdón a Fishman y a la comunidad judía en general, por las acusaciones del congresista.

Manrique Oviedo hizo alusión a un libro del pensador judío Victor Frankl, quien sobrevivió a los campos de concentración nazi y a partir de su experiencia, neurólogo y psiquiatra como era, escribió el libro El hombre en busca de sentido.

El diputado reclamó, el viernes anterior, el manejo que hace la ministra de Agricultura, Gloria Abraham, del sector agropecuario. A la jerarca la puso en su cargo, asegura Oviedo, el segundo vicepresidente, Luis Liberman.

Según lo que el legislador del PAC considera, Liberman vela solo por sus intereses y no necesita ir a las calles a velar por sus intereses.

"Gran cantidad de los fondos de inversión inmobiliario están en manos de judíos y hoy un vicepresidente pertenece a esa misma minoría", se lee en el acta del viernes anterior.

A partir de esa relación, el diputado destacó que los "amigos" del vicepresidente Liberman no necesitan pelear por sus intereses.

"Ah, no, pero los amigos del vicepresidente Liberman, ellos no, ellos no. Ellos están en los clubes selectos, en los cruceros por todo el mundo, que tienen todo su derecho, eso no lo critico, pero lo que sí critico es que vengan a valerse del manejo, del interés, de la influencia política para sangrar al pueblo de Costa Rica", se lee en el acta del plenario.

Además de los propios jefes de fracción del diputado, también Walter Céspedes, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); José María Villalta, del Frente Amplio, y Carlos Góngora, del Movimiento Libertario, calificaron las opiniones del parlamentario como antisionistas e incluso racistas.

Oviedo, al final, se disculpó con la comunidad judía, pero insistió en sus ataques contra Liberman, al punto que lo tildó de "capo", por supuestos intereses para desmantelar el sector agropecuario en Costa Rica.