18 abril, 2002

El abogado Gílbert Armijo Sancho fue elegido ayer nuevo magistrado de la Sala Constitucional.

El jurista recibió 38 votos, los necesarios para ser designado en el cargo que quedó vacante al morir Rodolfo Piza Escalante el 13 de enero pasado.

El diputado Daniel Gallardo, presidente de la Comisión de Nombramientos, destacó de Armijo su conocimiento, experiencia profesional y honradez.

También influyó en el nombramiento el que no pertenezca a ningún partido político.

Armijo fue recomendado en forma unánime por la Comisión de Nombramiento, foro que entrevistó a 18 concursantes por el puesto.

El jurista tiene 46 años y en los últimos cuatro ejerció como magistrado suplente en el órgano jurisdiccional.

"Esta es la culminación de una carrera judicial que se inició hace 20 años y para la cual me ha ayudado mucho la Corte.

"Estoy agradecido de que me den la oportunidad de seguir sirviendo al país, como lo he hecho hasta ahora", manifestó Armijo luego de recibir la noticia acerca de su designación.

Metas claras

Armijo agregó que seguirá los pasos de su "amigo y maestro" (Piza) en su preocupación por el ser humano.

"Me interesan particularmente los temas sociales, los derechos de la niñez y la adolescencia", sostuvo.

El presidente legislativo, Ovidio Pacheco, juramentará a Armijo esta tarde en el plenario.

Otros abogados con votos de diputados fueron: Daniel Aguilar (7), Fernando Guier (2), Fernando Castillo (2), Ana Lorena Brenes (1) y Magda Pereira (1).

En otra votación, el plenario designó a Alfredo Chirino, director de la Escuela Judicial, como magistrado suplente de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia.

Chirino llena la vacante que dejó José Manuel Arroyo, elegido propietario en la Sala Tercera.

Por otra parte, el plenario envió ayer al archivo un informe unánime en el cual se aceptó la renuncia de Rodolfo Piza Rocafort al nombramiento como procurador general de la República.