El País

120 personas se aglomeraron en torneo de artes marciales clandestino en Limón

Rancho en Pococí tiene licencia para funcionar, pero incumplió con el aforo y no gestionó los permisos para el evento, por lo que fue clausurado, indicó Seguridad Pública

La Fuerza Pública y el Ministerio de Salud clausuraron, la noche de este sábado, un rancho en Pococí de Limón donde se desarrolló un torneo de artes marciales clandestino que incumplió con el aforo permitido en el lugar durante la pandemia de covid-19.

El sitio se llama Rancho Guanacaste y “tiene permiso para funcionar, pero en este caso se incumplió con el aforo y en ningún momento se gestionó el permiso para realizar este evento”, indicó el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), ante la consulta de este medio.

La cartera indicó que un hombre de apellido Velásquez se identificó como organizador de la actividad y que el local fue desalojado y posteriormente clausurado en conjunto con las autoridades sanitarias. No detallaron el periodo de la clausura, pero de acuerdo con Salud, la sanción inicial es de tres días y, si reincide, de 15 o hasta 30 días.

El director de la Fuerza Pública, Daniel Calderón, reportó la situación por medio de su Twitter a las 6:38 p. m. del sábado. “Inicia la noche y ya Fuerza Pública tiene que intervenir para detener eventos sin ningún tipo de permiso y violentando medidas sanitarias”, escribió.

Hace tres meses, la Policía lamentó no contar con la aprobación de un juez para poder allanar una propiedad en Barva de Heredia, en la que también se realizó un torneo de artes marciales, pero con 300 asistentes. En ese momento los policías pidieron conversar con el organizador de la actividad, pero este no quiso salir.

174 fiestas y un allanamiento

Durante el sábado y la madrugada del domingo, las autoridades intervinieron 174 fiestas y demás eventos clandestinos a lo largo de todo el país. En cada lugar, se identificó el irrespeto a las medidas sanitarias y aglomeraciones de hasta 200 personas.

En Puerto Viejo de Limón, la Policía logró detener a un hombre de apellido Brown que es responsable de organizar continuas megafiestas en un reconocido recinto de la localidad, por lo que fue presentado a la Fiscalía. Antes de esto, al menos tres vecinos de la zona habían interpuesto denuncias formales a Salud.

“Se interrumpió en una fiesta con más de 300 asistentes, en su mayoría extranjeros, según versiones policiales aparentemente en el sitio se da el consumo de drogas y la venta de licor que ingresa al país de manera irregular, traído desde Panamá. Además, se ubicaron menores de edad en el sitio”, dice el reporte policial.

En Paraíso de Cartago, un juez ordenó un allanamiento para detener una fiesta con cientos de personas en una finca privada, en donde se decomisaron dos armas de fuego, ¢170.000, varios tipos de licores y brazaletes que le colocan a los asistentes. La propiedad ya había sido denunciada a la Fuerza Pública la semana pasada.

Además, en Montes de Oca de San José, se intervinieron dos fiestas clandestinas con 114 y 200 personas y, en Esparza de Puntarenas, se clausuró un bar debido a que incumplió con el aforo permitido. Según Seguridad Pública, en el establecimiento había más de 200 personas; entre ellas, 60 eran menores de edad.

También se registraron oficiales heridos, como en Santa Cruz de Guanacaste, donde se aprehendió al dueño de un bar clandestino que “liberó varios perros agresivos para impedir la entrada de los oficiales al sitio y un policía fue mordido en una de sus manos, por lo que tuvo que recibir atención médica”.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Escribe sobre vivienda y trabajo.