20 octubre, 2016
Opositores venezolanos firmaron el miércoles, en Caracas, peticiones simbólicas para demandar la convocatoria del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.
Opositores venezolanos firmaron el miércoles, en Caracas, peticiones simbólicas para demandar la convocatoria del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Caracas.

El poder electoral de Venezuela suspendió este jueves la recolección de firmas que la oposición debía hacer la próxima semana para que se convoque un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, tras acoger fallos judiciales contra el proceso.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció en un comunicado que, en acatamiento a medidas ordenadas por los tribunales, decidió "posponer el proceso de recolección hasta nueva instrucción judicial".

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que acusa al CNE y a la justicia de estar a merced del gobierno, debía reunir, del 26 al 28 de octubre, cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral), como último paso para que las autoridades llamaran al revocatorio.

Sin embargo, tribunales penales de los estados Aragua, Apure, Bolívar y Carabobo anularon por "fraude" una primera recolección de firmas del 1% del padrón, que hizo la MUD en abril para promover el referendo. El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, incluyó a Monagas, aunque el CNE no lo mencionó.

"Estas decisiones tienen como consecuencia la paralización" de la siguiente etapa, subrayó el poder electoral, que había advertido que el incumplimiento del 1% en al menos una de los 24 regiones del país frenaba el proceso.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, anunció que "la alternativa de lucha" de la oposición con este nuevo escenario "está siendo consultada y consensuada con todos los sectores" y se anunciará el viernes.

"No podrán posponer el cambio que el país está reclamando", agregó el portavoz de la MUD, cuyos dirigentes venían advirtiendo desde hace días posibles decisiones contra el proceso por parte de la justicia y del poder electoral.

"El Gobierno hoy empuja a un escenario muy peligroso y de aumento de la crisis. Maduro se declaró en desobediencia, no respeta la Constitución", aseguró el excandidato presidencial Henrique Capriles.

Más temprano, sin referirse directamente a las sentencias, Maduro habló de las supuestas irregularidades. "Hicieron un fraude gigantesco (...) la tramposería sale", dijo antes de partir en la tarde a una gira por Oriente Medio.

La MUD estaba segura de superar holgadamente el mínimo exigido del 20%, dada la impopularidad del presidente socialista por la grave crisis económica, reflejada en una aguda escasez y una inflación que el FMI calcula en 475% este año.

Según la encuestadora Datanálisis, un 76,5% de los venezolanos reprueba la gestión del presidente socialista y 62,3% votaría por revocarlo.