El Mundo

Tiroteo en Dallas: ¿cómo? y ¿por qué?

La Policía logró acabar con el francotirador tras enviar un robot con explosivos al estacionamiento en el que se encontraba atrincherado.

San José (Redacción)

El tiroteo que se desató este jueves en Dallas, Texas, durante una protesta en contra de la brutalidad policial, acabó con la vida de cinco oficiales de policía e hirió a otros siete.

Un solo hombre: Micah Xavier Johnson, mantuvo a la ciudad en vilo durante toda la noche y parte de la madrugada del viernes. La persecusión policial lo obligó a atrincherarse en un parqueo, desde donde vociferó que deseaba seguir "matando policías blancos".

Armado con un fusil semiautomático, Johnson, de tez negra, amenazó con bombas, aseguró que actuaba solo y habló sobre "el final de todo". Según la policía, las negociaciones con el atacante fueron infructuosas y por eso le enviaron un robot con explosivos que se activaron cerca de él, murió la mañana del viernes, según detalló el jefe policial de Dallas, David Brown.

Las autoridades describieron el ataque de Johnson como el "más letal contra la Policía desde el 11 de setiembre" de 2001. Lo que comenzó como un tiroteo a eso de las 8:45 p. m. del jueves seguía siendo una escena de crimen al amanecer de la mañana siguiente.

11 horas después del trágico tiroteo, Brown dijo que detuvieron a tres sospechosos vinculados con la investigación. Dos de ellos, luego de que los oficiales siguieran un vehículo y encontraran dos mochilas camufladas dentro del carro. Además, una mujer fue arrestada cerca del sitio en el que se enfrentó la Policía con el asesino, un estacionamiento de El Centro College.

Este viernes las autoridades informaron de que, después de haber pensado que se trataba de varios francotiradores, pudieron confirmar que era una persona actuando en solitario. Era Micah Xavier Johnson, un veterano del Ejército, de apenas 25 años.

El atacante, que se encontraba encerrado en el estacionamiento, murió después de que la Policía enviara un robot con un explosivo.

El devastador incidente sucede un día después de que se transmitiera en vivo, por Facebook la muerte de un ciudadano negro en Minesota, Philando Castilo, que recibió cuatro balazos de parte de un policía mientras estaba en su carro.

Además ocurre dos días después de que Alton Sterling, también negro, fuera asesinado por un policía, en Baton Rouge, Louisiana, acto grabado por un usuario de Twitter.

La cantidad de homicidios injustificados en Estados Unidos está ascendiendo constantemente desde hace meses. La reiteración del exceso de fuerza de la Policía que acaba con la muerte de supuestos sospechosos es tema de debate en el país.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió al incidente de Dallas como un "ataque calculado y despreciable contra agentes de la ley".

Tras la muerte de Philando Castilo y Anton Sterling, unas 1.000 personas se lanzaron a la calle a protestar en contra del abuso de poder policial. Alrededor del campus de El Centro College, los asistentes gritaban "¡Manos arriba!" y otros respondían al instante "¡No disparen!"

Un asistente, Michael Kevin Bautista, transmitía parte de la protesta por medio de Facebook Live:

La Policía de Dallas escoltó la protesta y por Twitter reportaba el movimiento de la turba. A las 7:47 p. m. los oficiales avisaban que los asistentes se detenían por unos minutos.

Dos horas después, a las 10:13 p. m. informó de la muerte de cuatro efectivos.

Un testigo que publicó un video que grabó desde la ventana de su casa aseguró que el atacante estaba armado con un rifle de asalto AR-15 (como el utilizado en la masacre de Orlando) y que se notaba que tenía cargas de sobra. En el video se ve cómo el tirador se esconde detrás de una columna y se asoma para disparar varias veces.

En una conferencia de prensa, el consternado jefe Brown pedía a la gente que les dieran "fuerzas" para poder agarrar a "estos criminales y llevarlos ante la Justicia" esa misma noche.

El jefe de la Policía explicó en ese momento que creían que el ataque era coordinado y que los francotiradores se colocaron en "ubicaciones triangulares elevadas", cerca de la última parada de la protesta. Brown señaló que los asesinos dispararon a las espaldas de los policías y una civil resultó herida.

Mientras tanto, Michael Kevin Bautista continuaba su transmisión en vivo desde el sitio. En el video las sirenas no cesan y el ruido de los balazos es ensordecedor. "Están disparando", dice Bautista mientras enfoca a varias patrullas y a un par de oficiales en el piso. "Uno de ellos está herido", revela el arriesgado Bautista y luego alguien le ordena irse de la escena.

En una segunda rueda de prensa, Brown aclaró que el sospechoso con el que intercambiaron fuego dijo que "quería matar a personas blancas, sobre todo policías blancos". El oficial confirmó que el atacante dijo no estar afiliado a ningún grupo específico y que aseguró haber actuado por su propia cuenta".

"Estamos muy afectados, nuestra profesión está sufriendo. Tenemos el corazón roto", confesó el jefe de la Policía de Dallas este viernes, tras lamentar el acto al que se refirió como una "atrocidad indescriptible".

Brown señaló que en los videos que se publicaron por redes sociales se puede ver a los oficiales corriendo "sin la posiblidad de protegerse".

El martes, la Policía de Luisiana mató a un hombre negro que vendía discos fuera de una tienda. Un video de la riña se publicó en las redes sociales y despertó nuevamente la controversia por la brutalidad policial contra sospechosos negros en Estados Unidos.

El video grabado por testigos y puesto en línea muestra a un oficial corriendo tras un negro durante la madrugada del ese día, antes de que otro agente lo ayudara a sujetarlo en el suelo y luego le disparara a quemarropa cuatro veces.

"¿Le dispararon? ¡Dios mío!", se escucha que grita un testigo en el video. También puede escucharse a una mujer lamentándose y gritando repetidamente "Dios mío", tras presenciar el asesinato.

El incidente ocurrió en Baton Rouge, la capital del estado sureño de Luisiana. La Policía identificó al hombre como Alton Sterling, de 37 años, y dijo que los dos agentes "hicieron contacto" con él en el estacionamiento de la tienda de conveniencia Triple S.

El tiroteo tuvo lugar luego de que la Policía recibiera una denuncia anónima de una persona que afirmó haber sido amenazada por un hombre armado. "Se originó un altercado entre Sterling y los oficiales. Sterling fue baleado durante el altercado y murió en el lugar", indicó la Policía en su página de Facebook.

Un segundo video, grabado desde el interior de la tienda, fue publicado luego de que la Policía tratara de culpar a Sterling por haber intentado sacar su arma.

El Departamento de Justicia abrió una investigación de derechos civiles para indagar sobre lo ocurrido con Sterling. Las autoridades de Baton Rouge juraron realizar una investigación completa y transparente para determinar lo que sucedió.

"Mi hijo no es el menor, es el mayor de otros cuatro y apenas tiene 15 años", explicaba Quinyetta McMillon, viuda de Sterling, en una rueda de prensa mientras su hijo reventaba en llanto por la muerte de su padre. "Como madre no existe mayor temor que ver a tus hijos sufrir y saber que no puedes hacer nada al respecto", dijo McMillon.

Un día después de que se publicara por redes sociales un video en el que se ve como dos policías le disparan a un ciudadano negro en Luisiana, una mujer transmitió a través de Facebook Live como su novio moría tras recibir cuatro tiros del arma de un policía.

En el video se escucha al oficial gritar desesperadamente y la mujer solo informa que está grabando porque su novio estaba a punto de enseñar su licencia cuando el Policía descargó su arma.

La Policía detuvo el carro de Castile porque no servía una de las luces traseras. Según Diamond Reynolds, novia del fallecido, Castile le avisó al oficial que portaba un arma con permiso y que estaba cogiendo su licencia para mostrársela. La narración de Reynolds dice que cuando Castile buscaba su billetera, el policía disparó cuatro veces.

En el video, Reynolds empieza a asustarse cuando ve a su novio perder el conocimiento. En ciertos momentos se ve la hija de Reynolds en el asiento de atrás. Cuando los oficiales meten a la mujer y a su hija en una patrulla se puede escuchar a la niña que le dice a su madre que se calme.

El gobernador del estado de Minnesota reclamó el jueves la realización de una investigación federal sobre la muerte. "Esta mañana hablé por teléfono con el secretario general de la Casa Blanca, Denis McDonough, para reclamar que el Departamento de Justicia de Estados Unidos inicie inmediatamente una investigación federal independiente en este caso", señaló el gobernador Mark Dayton en un comunicado.

Castile trabajaba como supervisor del comedor de una escuela desde 2002.

11 horas después de que se iniciara el ataque más letal contra la Policía desde el 11 de setiembre, las autoridades de Dallas confirmaron la muerte y la identidad del tirador: Micah Xavier Johnson, un veterano de la guerra de Afganistán de 25 años.

Johnson estuvo en Afganistán con el Ejército de Estados Unidos entre noviembre de 2013 y julio de 2014, según medios locales. También formó parte de la Reserva del Ejército estadounidense entre marzo de 2009 y abril de 2015.

Medios locales aseguran que el sospechoso, al que la Policía mató después de que estuviera atrincherado en un estacionamiento, parece haber sido el único agresor que disparó un arma en el ataque.

Mientras estaba atrincherado en el aparcamiento y disparaba contra la Policía, Johnson lanzó una serie de amenazas. El asesino dijo que "quería matar a gente blanca, especialmente a agentes de policía blancos", según detalló en una rueda de prensa el jefe policial de Dallas.

Durante su tiempo en Afganistán, el agresor prestó servicio en una brigada de Ingeniería y recibió numerosas distinciones, entre ellas una medalla por la lucha global contra el terrorismo.

Johnson estaba en Mesquite, un barrio residencial a las afueras de la ciudad tejana. En su barrio era conocido como un soldado fiel a su ejército, que amaba jugar baloncesto, según descripciones de vecinos y familiares

Este viernes, tras matar a cinco policías y herir a otros siete, la Policía acorraló a Johnson en un estacionamiento y comenzó una larga negociación. Como la negociación no funcionó, la Policía usó explosivos transportados en un robot para "hacerlos explotar" y Johnson murió, dijo el alcalde de Dallas, Mike Rawlings.

Este viernes se revelaron las identidades de tres de los oficiales asesinados por Micah Xavier Johnson el jueves.

El primero en ser identificado fue Brent Thompson, un oficial del Dallas Area Rapid Transit (Dart), de 43 años, que tenía apenas dos semanas de haberse casado. Thompson es el primer oficial que muere cumpliendo su deber desde que se estableció este departamento en 1989.

Dart se dedica a dar servicios en los medios de transporte públicos de la ciudad y de otros 12 suburbios. El oficial trabajaba en su puesto desde 2009. El jefe de Dart, James Spiller, decribió a Thompson como un oficial "excepcional".

El policía de Dallas, Patrick Zamarripa había sobrevivido tres períodos de servicio en Irak con la naval, dijo su padre Rick Zamarripa al Washington Post. Cuando dejó la Naval hace cinco años, comenzó a trabajar para el Departamento de Policía de Dallas y recientemente comenzó a patrullar el centro en bicicleta.

El oficial estaba casado y tenía una niña de dos años. Aparte de su devoción por ayudar a la gente, era seguidor de los Rangers y los Cowboys. "El vino a Estados Unidos a proteger a la gente", dijo el padre del agente. "Y ellos lo matan".

Cuando el padre del agente escuchó sobre el tiroteo, envió un mensaje de texto a su hijo, tal como lo había hecho otras veces para asegurarse de que estaba bien. Esta vez, por primera vez, no recibió respuesta.

El otro identificado fue Michael Krol, de Michigan, quien trabajaba con la Policía de Dallas desde 2007 y tenía 40 años.

En una entrevista, la familia de Krol comentó que él siempre quiso ser policía. Krol se graduó cuando cumplió 32 años y cuando vio una oportunidad de trabajo en Dallas, la tomó.

Su madre, Susan Ehlke, dijo al medio WXYZ que su hijo estaba "consciente del peligro de su profesión, pero nunca se echó para atrás en su deber como policía". Krol vivía en Forth Worth con su novia.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.