26 noviembre, 2015
El presidente francés Fracois Hollande viene de reunirse con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la Casa Blanca y con la canciller alemana, Angela Merkel, en París. Con ambos trato el tema del combate al terrorismo yihadista.
El presidente francés Fracois Hollande viene de reunirse con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la Casa Blanca y con la canciller alemana, Angela Merkel, en París. Con ambos trato el tema del combate al terrorismo yihadista.

Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibe este jueves en Moscú a su homologo francés, François Hollande, para coordinar la lucha contra el terrorismo yihadista en Siria y analizar las posibilidades para forjar una coalición internacional que incluya a Rusia y Estados Unidos.

"Los líderes de los dos países tratarán las medidas para contrarrestar la amenaza terrorista, incluida la coordinación en la lucha contra el Estado Islámico (EI)", adelantó el Kremlin.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, apoyó ayer la propuesta de París de cerrar la frontera entre Siria y Turquía para evitar el flujo de terroristas y su financiación.

"Creo que es una propuesta acertada. Confío en que mañana (hoy) Hollande nos dará más detalles sobre esto. Nosotros estaríamos dispuestos a estudiar seriamente las medidas necesarias para ello", dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Hollande, embarcado en una maratón diplomática para promover una amplia coalición internacional contra el EI, llega a Moscú en medio de una crisis entre Rusia y Turquía, después de que dos F-16 turcos derribaran hace dos días un bombardero Su-24 ruso que, según Ankara, violó su espacio aéreo en frontera sirio-turca.

Tras los sangrientos atentados de París, el presidente francés parecía haber dado un giro en su posición sobre Rusia para integrarla en la coalición internacional, pese al apoyo que este país ha estado dando al presidente sirio, Bachar al Asad.

Pero su viaje hace dos días a Washington, donde fue recibido por el presidente estadounidense, Barack Obama, y el incidente con el bombardero ruso, han enfriado esa posibilidad.

Estados Unidos insiste en que Moscú debe dar un giro a sus acciones en Siria y dejar de prestar apoyo al régimen de Damasco.