12 diciembre, 2014

San Francisco, EE. UU. EFE y AP Ralph Baer, el ingeniero conocido popularmente como el “padre de los videojuegos ”, falleció en su casa de la ciudad estadounidense de Manchester a los 92 años, confirmó su familia.

Baer, quien murió el sábado, comenzó a pensar en una consola de videojuegos cuando trabajaba como diseñador de cajas de televisión en los años de 1950.

En la siguiente década comenzó a trabajar en juegos de televisión como jefe de ingenieros en Sanders Associates, ahora BAE Systems.

Eso llevó a crear una caja café llamada The Brown Box, que tenía licencia de Magnavox y salió con el videojuego Odyssey a comienzos de 1970.

La consola, que se conectaba a la televisión, podía mostrar casi dos decenas de juegos, incluyendo Table Tennis, un precursor de Pong.

En 1972 la empresa vendió 130.000 unidades de la primera videoconsola de juegos para el hogar.

Su hijo Mark Baer recuerda haber jugado con las primeras versiones de videojuegos en una televisión en blanco y negro montada sobre una repisa de zapatos.

“El objetivo de mi experimento era crear un dispositivo que pudiese conectarse a cualquier televisión y jugar juegos interesantes”, escribió en su libro Los videojuegos al principio , publicado en el 2005.

La videoconsola que diseñó transformó el papel de la televisión y sentó los pilares de una industria que generó miles de millones de dólares el año pasado.

Una versión de The Brown Box se encuentra ahora en el Museo de Historia Estadounidense en el Smithsonian en Washington, DC. El próximo año la entidad planea inaugurar una galería enfocada en la innovación y en ella se incluirá el taller de Baer.

Orígenes. Baer, un ingeniero de origen judío que llegó a Estados Unidos con su familia huyendo de la Alemania nazi, fue premiado por el presidente George W. Bush en el 2006 con la Medalla Nacional de la Tecnología.

También ingresó en el Salón de la Fama de los Inventores de Estados Unidos en el 2010.

Nacido en marzo de 1922 en el seno de una familia judía en la ciudad alemana de Pirmasens, Baer creció en el barrio neoyorquino del Bronx, donde se asentaron sus padres tras llegar a Estados Unidos en 1938.

Baer se interesó por la ingeniería electrónica durante su adolescencia y pasó los primeros años de su carrera profesional desarrollando equipamiento médico, altavoces y otros sistemas tecnológicos para fines comerciales y militares.

Su esposa, Dena Whinston, con quien estuvo casado 53 años murió en el año 2006.