7 mayo, 2000

Londres. El Ejército Republicano Irlandés (IRA) lleva 28 años enfrentado a las autoridades británicas del Ulster.

El IRA no ha logrado a lo largo de su historia ninguno de sus dos principales objetivos: la reunificación de la isla y la expulsión de las tropas británicas de Irlanda del Norte.

Durante 28 años el IRA fue el actor principal de un conflicto armado que dejó unos 3.500 muertos y 40.000 heridos, combatiendo incansablemente contra "el ocupante británico" con bombas y asesinatos.

El IRA reclutó a sus tropas fundamentalmente en los barrios populares católicos de Belfast y Londonderry, así como en las zonas cercanas a la frontera con la República de Irlanda.

La organización contaba con fondos para convertirse en una verdadera "maquinaria bélica".

En 1979 atacó a la familia real, al asesinar en su yate a Lord Mountbatten, tío del príncipe Carlos y último virrey de India.

En 1984 la primera ministra de la época, Margaret Thatcher, escapó a un atentado en el hotel de Brighton donde participaba en un congreso del Partido Conservador.

El vuelco del IRA hacia el compromiso político fue muy largo y se debió fundamentalmente a dos hombres: Gerry Adams, dirigente del Sinn Fein, el ala política del Ejército Republicano, y Martin McGuinness, su número dos, que desde el lunes pasado es ministro de Educación del Ulster.

En julio de 1997 el IRA aceptó la tregua. Por su parte, los servicios policiales de las dos Irlandas se esfuerzan por evitar todo renacimiento de un grupo armado republicano poderoso.