26 agosto, 2017
Un predio donde se estacionaban vehículos en Port Aransas, Texas, fue arrasado por la fuerza del huracán Harvey.
Un predio donde se estacionaban vehículos en Port Aransas, Texas, fue arrasado por la fuerza del huracán Harvey.

Corpus Christi, EE. UU.

Degradado a tormenta tropical, Harvey se adentró en Texas este sábado y arrojó lluvias extraordinarias después de arrasar casas y negocios en la costa cuando aún era un poderoso huracán, golpe que dejó al menos una persona muerta y 14 heridas.

Las últimas previsiones meteorológicas mostraban cómo Harvey, que perdió fuerza tras tocar tierra, barrerá la costa de este estado del sur del país en los próximos cuatro o cinco días, descargando a su paso torrenciales lluvias.

El fenómeno ingreso a territorio texano la noche del viernes como huracán de categoría 4 -sobre una escala de 5-, castigando sin piedad la pequeña localidad de Rockport, cercana a la ciudad de Corpus Christi, con vientos sostenidos de 215 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Algunas cifras del paso del huracán Harvey.
Algunas cifras del paso del huracán Harvey.

El presidente Donald Trump declaró la noche del viernes el estado de catástrofe natural para liberar fondos federales con los que atender los daños de Harvey

La tormenta zarandeó edificios, anegó las calles, rompió ramas de árboles, tiró al suelo señales de tráfico y dejó sin electricidad a cientos de miles de personas en el golfo de México, donde están las refinerías más importantes del país.

Por toda la región entre Corpus Christi y Houston mucha gente temía que esa cifra sea solo el principio. Las autoridades desconocían la magnitud total de los daños porque las condiciones climatológicas impiden que los socorristas lleguen a los sitios más afectados. Y temen la destrucción que podría avecinarse por parte de una tormenta que podría permanecer durante días y arrojar más de 1.000 milímetros (1.000 litros por metro cuadrado) de lluvia sobre las ciudades, incluida Houston, la cuarta urbe más grande del país y peligrosamente propensa a inundaciones.

En la comunidad de Port Aransas, una isla de 3.800 habitantes, las autoridades no podían evaluar bien su estado debido a daños "masivos". La Policía y socorristas con maquinaria pesada solo habían podido llegar a la calle ubicada más al norte.

"Puedo decirles que tengo un presentimiento muy malo, punto", dijo el alcalde Charles Bujan, quien había exigido una evacuación obligatoria, pero desconoce cuántos le hicieron caso.

Golpe en la nariz. Al parecer algunos de los peores daños ocurrieron en Rockport, una ciudad costera de unos 10.000 habitantes que se encontraba directamente en la ruta del meteoro.

El alcalde Charles Wax expresó que su comunidad recibió un golpe "justo en la nariz" que dejó "una devastación generalizada", incluidas casas, negocios y escuelas que sufrieron fuertes daños. Algunas estructuras quedaron destruidas.

Las calles de Rockport estaban llenas de postes de electricidad derribados. Un camión con remolque bloqueaba gran parte de un cruce de caminos importante. La madera de casas desbaratadas yacía desperdigada por la Carretera 35 en el extremo sur del poblado.

Aún estamos en la etapa muy primaria de arrancar esta recuperación", manifestó Larry Sinclair, portavoz del condado de Aransas.

El alcalde Wax le dijo a The Weather Channel que el sistema de respuesta de emergencia de la ciudad se vio obstaculizado por la pérdida del servicio de telefonía celular y otras formas de comunicación.

Un día antes, el alcalde protémpore de Rockport, Patrick Rios, hizo una advertencia de mal agüero cuando dijo que los residentes que decidieran quedarse, en lugar de evacuar, debían escribir su nombre con un marcador permanente en un brazo, con lo que quería implicar que ello le facilitaría a los rescatistas el identificarlos.

Hasta 14 personas sufrieron lesiones menores, incluidas caídas, raspones y una pierna rota, indicó el juez C.H. Burt Mills Jr. del condado de Aransas.

El único fallecimiento confirmado hasta el momento es el de una persona cuya vivienda se incendió durante el paso de Harvey, agregó, sin proporcionar el nombre de la víctima.

Unas 300.000 personas estaban sin energía eléctrica en todo el estado. El gobernador Greg Abbott previno que probablemente serán necesarios varios días antes de que pueda reanudarse el servicio.

(Video) Huracán Harvey amenaza con 'inundaciones catastróficas' en Texas

La mayoría de vecinos de Corpus Christi -donde viven 325.000 personas- siguieron las recomendaciones oficiales y abandonaron sus viviendas para resguardarse.

Magnitud extraordinaria. "Nunca he visto algo así. Aquí hay vientos fuertes, estamos cerca de la bahía, pero nada que ver con lo de anoche (viernes)", contó Brandon González, propietario de un comercio. "Estaba aterrorizado. Nuestro edificio tembló constantemente".

"Comercios y casas quedaron completamente destruidas y, seguramente, un gran número de vías se vieron afectadas de manera importante", precisó el alcalde de Rockport a la cadena de televisión MSNBC.

"Nuestra prioridad son las graves inundaciones" que se pueden registrar, subrayó el gobernador Abbott. Por ahora varias localidades han sufrido "daños muy importantes".

El NHC alertó de que "lluvias de esta magnitud causarán inundaciones catastróficas que pueden poner en peligro la vida de las personas".

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) puso de relieve que "este será un acontecimiento frustrante y muy largo para el estado de Texas".

En consecuencia, "recuperarse de este desastre llevará años".

Los servicios de emergencia trabajaban bajo las adversas condiciones climáticas, pero la Guardia Costera logró rescatar por aire a 15 marineros después de que tres embarcaciones quedaran atrapadas en medio de Harvey .

Trump, quien no quiere repetir la tardía reacción del presidente George W. Bush con el huracán Katrina en el 2015, informó de que está siguiendo de cerca los acontecimientos desde Camp David, en Maryland.

En un tuit celebró que los gobiernos locales, estatal y federal "trabajan bien juntos" para afrontar el paso de la tormenta.

Harvey se ha convertido en su primer gran reto doméstico desde que llegó a la Casa Blanca en enero. La semana que viene tiene previsto visitar Texas.

Brian McNoldy, experto en huracanes en la Universidad de Miami, afirmó que una fuerte presión atmosférica está impidiendo que la tormenta se disperse.

"Puede que siga tres o cuatro días, incluso seis días", predijo.

En la costa texana se concentra casi un tercio de la actividad refinadora de petróleo de Estados Unidos y el golfo de México representa 20% de la producción del país.

Según un reporte del sábado, 112 plataformas fueron evacuadas, las cuales representan 24,5% de la producción diaria de crudo y 26% de la de gas.

Harvey ha revivido el trauma del huracán Katrina, que causó graves inundaciones y la muerte de 1.800 personas cuando azotó en 2005 a Nueva Orléans, en el vecino estado de Luisiana.