Política

Siete pretenden la candidatura presidencial del Partido Demócrata

Todos son blancos, solo hay dos mujeres en la contienda y la mayoría son septuagenarios

Washington. Tres senadores, dos multimillonarios, un exvicepresidente y un exalcalde son los principales contendientes por la nominación demócrata a la Casa Blanca. Todos son blancos, solo dos son mujeres y la mayoría son septuagenarios.

Antes de las elecciones primarias del sábado en Carolina del Sur, cuarta competencia previa al “supermartes” del 3 de marzo, cuando votan 14 estados, estos son los aspirantes a disputarle la Presidencia a Donald Trump en noviembre:

De 78 años y autodenominado “socialista democrático”, Bernie Sanders es el gran favorito tras arrasar en las asambleas ciudadanas (caucus) de Nevada el sábado pasado, y tener un buen desempeño en Iowa y Nuevo Hampshire.

El senador de Vermont lidera la intención de voto entre los demócratas a nivel nacional con 29,5%, según el promedio de RealClearPolitics. Y podría permitirse perder las primarias del sábado en Carolina del Sur, donde llega segundo, antes del crucial “supermartes”, para el que marca muy bien en las encuestas.

Sanders, quien concentró los ataques en el último debate, en especial por la financiación de su plan de salud universal y sus elogios en el pasado a regímenes comunistas, va primero en el conteo de delegados a la convención nacional partidaria de julio, de la que surgirá el candidato: tiene 45 de los 1.991 que se necesitan para ser postulado en primera ronda.

El exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, de 77 años, cuenta con ganar en Carolina del Sur, adonde llega como claro favorito, para revitalizar su campaña luego de decepcionantes resultados: quedó cuarto en Iowa, quinto en Nuevo Hampshire y en un lejano segundo puesto en Nevada.

Hasta el mes pasado lideraba las encuestas a nivel nacional, pero ahora va segundo con 18%. Y persisten las dudas sobre su edad avanzada, su capacidad de reacción y sus numerosos lapsus, a pesar de un último debate en que se mostró mucho más enérgico.

Tiene 15 delegados.

El multimillonario exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, de 78 años, ingresó a la carrera recién en noviembre pasado, pero tras invertir la friolera de $500 millones de su fortuna personal en publicidad, marcha tercero en las encuestas en todo el país, con 14,7%.

Acusado por sus rivales de querer “comprar” la nominación, Bloomberg tuvo una aparición muy deslucida en los dos debates televisivos en los que se presentó. El magnate de la información financiera, que se presenta como un moderado, no compite en Carolina del Sur, como tampoco lo hizo en las tres primeras contiendas estatales. Recién se medirá en las urnas en el “supermartes”, por lo que no cuenta con ningún delegado.

De 38 años, Pete Buttigieg es la revelación de la carrera demócrata: desconocido para el gran público hasta hace poco, ganó en Iowa, quedó segundo en Nuevo Hampshire y tercero en Nevada. El exalcalde de South Bend, Indiana, tiene un discurso pragmático y unificador que le valió estar segundo en el conteo de delegados, con 25.

Veterano de guerra y persona de fe, Buttigieg también es el primer candidato presidencial declarado gay y cuenta con poco apoyo entre las minorías, lo cual abre un gran signo de interrogación sobre sus posibilidades. Quinto en los sondeos nacionales, con 10,3%, necesita un buen desempeño en Carolina del Sur para mostrar respaldo entre los votantes negros, un electorado crucial para obtener la nominación y para que el Partido Demócrata triunfe en noviembre.

Otra progresista, pero que se describe a sí misma como capitalista, Elizabeth Warren, de 70 años, era favorita en la contienda interna demócrata hace unos meses, pero ha quedado opacada por Sanders.

La senadora de Massachusetts, combativa en los debates, en particular en los dos últimos contra Bloomberg, va cuarta en las encuestas nacionales, con 12%. Su discurso contra la corrupción y Wall Street, y a favor de la clase trabajadora, no tuvo mucho eco en las votaciones primarias hasta ahora.

En Carolina del Sur enfrenta un gran desafío. Tiene ocho delegados.

La senadora de Minnesota Amy Klobuchar, de 59 años, sorprendió con su tercer puesto en New Hampshire, y se destacó en los debates, pero va sexta en los sondeos en el país, con 5,3%.

Las elecciones primarias de Carolina del Sur y el “supermartes” serán una prueba de fuego para esta aspirante moderada que tiene siete delegados y que compite por el centro con varios rivales, sobre todo Buttigieg.

El multimillonario y filántropo Tom Steyer, de 62 años, se encuentra sétimo en la intención de voto a nivel nacional con apenas 2,2%. Irrumpe en Carolina del Sur con un discurso muy dirigido a la comunidad negra, con promesas de indemnizaciones a descendientes de esclavos y planes de financiar escuelas históricamente marginadas.

Una fuerte inversión en publicidad y mitines impulsan su campaña en ese estado, donde ocupa un tercer puesto en las encuestas. ¿Será suficiente su estrategia para mantenerlo en liza? El exfinancista de California, también acusado de “comprar” votos, no tiene aún ningún delegado a la convención.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.