AFP. 22 enero, 2019
La canciller de Alemania, Ángela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, mostraron el tratado de amistad que suscribieron este martes 22 de enero del 2019 en la ciudad de Aquisgrán.
La canciller de Alemania, Ángela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, mostraron el tratado de amistad que suscribieron este martes 22 de enero del 2019 en la ciudad de Aquisgrán.

Aquisgrán, Alemania. El nuevo tratado franco-alemán firmado este martes por la canciller Ángela Merkel y el presidente Emmanuel Macron se propone elevar la relación bilateral a “un nivel superior”.

“Completa” el pacto firmado en el palacio del Elíseo el 22 de enero de 1963 por Konrad Adenauer y Charles de Gaulle en los ámbitos de defensa, diplomacia, economía y cooperación transfronteriza.

¿Cuál es el propósito del nuevo acuerdo?

Los dos países, que libraron tres guerras desde 1870, prometen “profundizar su cooperación en materia de política exterior, de defensa exterior e interior”. Y eso a pesar de sus desacuerdos recurrentes sobre estos temas.

“Se prestan ayuda y asistencia por todos los medios disponibles, incluida la fuerza armada, en caso de agresión contra su territorio”. Aunque esta solidaridad ya está prevista dentro de la OTAN, el objetivo es “reforzar todavía más la cooperación entre sus fuerzas armadas” y “efectuar despliegues conjuntos”.

Francia y Alemania establecen “el consejo franco-alemán de defensa y seguridad como el órgano político de pilotaje de estos compromisos recíprocos”.

El tratado no prevé en ningún caso que Francia “comparta” con su vecino su asiento de miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al contrario de lo que afirma la líder ultraderechista francesa Marine Le Pen, entre otros.El texto se limita a garantizar, en su artículo 8, que la entrada de Alemania “como miembro permanente” es “una prioridad de la diplomacia franco-alemana”.

Los dos países se comprometen además a “coordinar” sus posiciones en la ONU y facilitar “posiciones unificadas” de la Unión Europea en esta instancia mundial.

¿Implica alguna pérdida de soberanía nacional?

Sobre este punto también circularon acusaciones de cesión de soberanía. En realidad, el tratado prevé “estrechar los lazos entre los ciudadanos y las empresas a uno y otro lado de la frontera”, por medio de “procedimientos acelerados” para hacer avanzar los proyectos. Se prevé un “comité de cooperación transfronteriza” y se aspira a lograr el “bilingüismo” en los territorios transfronterizos, pero sin cambiar las “lenguas administrativas”.

Economía y clima

Los dos Estados crean un “consejo franco-alemán de expertos económicos” compuesto por diez miembros independientes encargados de presentar “recomendaciones sobre la acción económica” de los dos países.París y Berlín prometen “proyectos conjuntos” en las energías renovables y la “eficacia energética”.