AFP. 1 marzo, 2018

Moscú. A dos semanas de unas presidenciales que está seguro de ganar, Vladimir Putin ha prometido a los rusos mejorar su nivel de vida y se jactó de las capacidades militares del país, mostrando una síntesis de imágenes de nuevas armas ‘high tech’.

El discurso anual del presidente ruso ante el Parlamento sentaría las bases de sus prioridades, sobre todo económicas y sociales, para su próximo mandato que llegaría hasta 2024.

El presidente ruso Vladimir Putin pronuncia su discurso anual sobre el estado de la nación en Manezh, Moscú, Rusia, el jueves 1 de marzo. Putin estableció una serie de ambiciosas metas económicas, prometió mejorar los niveles de vida, mejorar la atención médica y la educación y construir una infraestructura moderna.
El presidente ruso Vladimir Putin pronuncia su discurso anual sobre el estado de la nación en Manezh, Moscú, Rusia, el jueves 1 de marzo. Putin estableció una serie de ambiciosas metas económicas, prometió mejorar los niveles de vida, mejorar la atención médica y la educación y construir una infraestructura moderna.

Pero, después de prometer medidas de lucha contra el cáncer, para mejorar la red de carreteras o la creación de más plazas en las guarderías, Putín pasó revista durante casi una hora, la mitad de su discurso, a las últimas armas “invencibles” desarrolladas por Rusia, apoyándose en imágenes de síntesis, infografías y videos.

Presentando en desorden nuevos tipos de misiles de crucero con “alcance ilimitado”, minisubmarinos a propulsión nuclear e inclusive un arma láser “sobre la cual es muy pronto para brindar sus detalles”, el presidente fustigó la actitud de los occidentales hacia Rusia.

“Nadie quería hablarmos, nadie quería escucharnos. ¡Escúchennos ahora!, lanzó, provocando una larga ovación de los parlamentarios reunidos en un edificio histórico cercano al Kremlin.

“Todo lo que ustedes han intentado para molestar, impedir, bloquear a Rusia no ha tenido éxito. Todos los trabajos de refuerzo de la capacidad defensiva de Rusia han sido realizados y lo siguen siendo”.

Subrayó los progresos logrados a pesar de las sanciones occidentales impuestas a causa de la crisis ucraniana, sobre todo en el sector de la defensa: “todo lo que ustedes han intentado para molestar, impedir, bloquear a Rusia no ha tenido éxito. Todos los trabajos de refuerzo de la capacidad defensiva de Rusia han sido realizados y lo siguen siendo”.

Negando alimentar cualquier carrera armamentista, el presidente antes que nada presentó los esfuerzos de Rusia como una “respuesta” a la actividad militar estadounidense, cuya nueva posición en cuanto a lo nuclear ha sido denunciada por Moscú como “belicosa” y “antirrusa”.

Por lo tanto, Rusia “no amenaza a nadie”, no hay “ningún plan para utilizar este potencial de manera ofensiva”, indicó Putín.

Este discurso militarista tiene lugar en momentos en que las relaciones entre Rusia y los occidentales están en su peor nivel desde la Guerra Fría, con los desacuerdos sobre Ucrania y Siria y la injerencia en los procesos electorales extranjeros como telón de fondo.

Periodistas observan al presidente ruso, Vladimir Putin, cuando da su discurso anual sobre la situación del país en Manezh Moscú, , el jueves 1 de marzo. Putin estableció una serie de ambiciosas metas económicas, prometió mejorar los niveles de vida, mejorar la atención médica y la educación y construir una infraestructura moderna.
Periodistas observan al presidente ruso, Vladimir Putin, cuando da su discurso anual sobre la situación del país en Manezh Moscú, , el jueves 1 de marzo. Putin estableció una serie de ambiciosas metas económicas, prometió mejorar los niveles de vida, mejorar la atención médica y la educación y construir una infraestructura moderna.

Putin, al frente de Rusia desde hace más de 18 años, es candidato a su cuarto mandato de seis años en las elecciones presidenciales del 18 de marzo, que ganaría ampliamente, sobre todo ante la ausencia en la consulta de su principal opositor, Alexéi Navalny.

Menos pobreza

A pesar de las promesas de campaña en su regreso al Kremlin en 2012, tras cuatro años como primer ministro, su último mandato estuvo marcado por una caída del nivel de vida de la población y un aumento de la pobreza, fruto de la inflación entre 2014 y 2016 impulsada por la caída de los precios del petróleo y las sanciones occidentales.

Este jueves, más allá de la enumeración de las nuevas capacidades militares de Rusia, Putin prometió durante su próximo mandato de seis años mejorar el nivel de vida de los rusos y bajar a la mitad el de la pobreza, que calificó como “inaceptable”.

Subrayó que el número de personas en situación de pobreza en el país pasó de unos 42 millones en 2000 a alrededor de 20 millones actualmente.

Sin embargo, este nivel volvió a aumentar en los últimos años.

Putin ha insistido en particular sobre la necesidad de mejorar “el bienestar” de la población e invertir más en infraestructuras y salud, para evitar que Rusia sufra un “atraso”, lo que constituye su “principal enemigo”.

“Los próximos años serán decisivos para la vida del país”, afirmó el presidente, poniendo el acento en la importancia de los avances tecnológicos con el fin de que Rusia, de la cual alabó su “potencial colosal” en la materia, no se quede en la cuneta en el camino de la “revolución tecnológica”.