Agencia AFP. 19 abril, 2018

La Valeta. Seis meses después del asesinato de la periodista y bloguera maltesa Daphne Caruana Galizia, 45 periodistas de todo el mundo retomaron su trabajo de investigación sobre la corrupción en este país europeo y esta semana publican sus conclusiones.

“Pueden matar al mensajero, pero no el mensaje”, manifestó Laurent Richard, periodista francés que hace tres años lanzó el proyecto Forbidden stories (Historias prohibidas), para continuar las investigaciones de los periodistas asesinados o presos.

Matthew Caruana Galizia (izq.) y Paul Caruana Galizia, hijos de la periodista maltesa asesinada, asistieron a una vigilia frente a la Alta Comisión de Malta en Londres, el 16 de abril de 2018, seis meses después del asesinato. Foto: Agencia AFP
Matthew Caruana Galizia (izq.) y Paul Caruana Galizia, hijos de la periodista maltesa asesinada, asistieron a una vigilia frente a la Alta Comisión de Malta en Londres, el 16 de abril de 2018, seis meses después del asesinato. Foto: Agencia AFP

Proyecto Daphne es el primer producto de esta iniciativa. Durante seis meses, 45 periodistas de 18 medios de todo el mundo trabajaron juntos retomando la enorme cantidad de documentos que dejó Caruana Galizia, quien murió el 16 de octubre del 2017 en la explosión de un coche bomba, con 53 años.

También se basaron en testimonios recopilados en la pequeña isla europea, de menos de 450.000 habitantes, y en otros países europeos.

Caruana Galizia sacó a la luz algunos de los aspectos más oscuros de la política maltesa, arremetiendo con virulencia contra el primer ministro de la isla, el laborista Joseph Muscat, pero también con el jefe de la oposición.

Sus ataques, a menudo duros y a veces personales, le valieron varias enemistades. No obstante, su blog lo seguían 300.000 lectores.

El diario francés Le Monde, uno de los participantes en el Proyecto Daphne, publicó el miércoles dos de los artículos surgidos de esta investigación, uno sobre los presuntos vínculos entre Malta y el poder en Azerbaiyán y otro sobre la política maltesa de los “pasaportes de oro”.

Caruana Galizia “había denunciado el establecimiento por el gobierno laborista maltés, en el 2013, de un programa de venta de pasaportes copiado del modelo en auge en el Caribe, en (islas como) San Cristóbal y Nieves o Antigua y barbuda”, según el periódico francés.

Decenas de personas asistieron a la iglesia de San Francisco, después de que el arzobispo de Malta celebrara misa en memoria de la periodista asesinada Daphne Caruana Galizia en el sexto mes de su muerte en Valletta, Malta, el 16 de abril del 2018.
Decenas de personas asistieron a la iglesia de San Francisco, después de que el arzobispo de Malta celebrara misa en memoria de la periodista asesinada Daphne Caruana Galizia en el sexto mes de su muerte en Valletta, Malta, el 16 de abril del 2018.

El Proyecto Daphne confirmó que “su crítica estaba ampliamente fundada”, añade.

A cambio de un millón de euros, es posible obtener un pasaporte maltés con la condición de haber vivido en la isla durante al menos un año. Sin embargo, según los investigadores de Forbidden stories esta condición no se respeta.

Por ejemplo, el multimillonario Arkady Yurievich Volozh, jefe de Yandex, el Google ruso, “compró en el 2016 pasaportes para toda su familia” aunque no hubieran pisado la isla, según Le Monde.

Quienes compran los pasaportes malteses buscan beneficiarse del régimen fiscal ventajoso de la isla, pero también lograr la ciudadanía europea, que le da acceso a los otros 27 Estados miembros de la UE.