AFP. 16 enero
Carles Puigdemont pretende gobernar Cataluña desde Bruselas, donde vive.
Carles Puigdemont pretende gobernar Cataluña desde Bruselas, donde vive.

Barcelona. Los dos principales partidos independentistas de Cataluña anunciaron este martes un acuerdo para investir como presidente regional a Carles Puigdemont, que quiere ser escogido a distancia desde Bélgica a pesar de la oposición del Gobierno español.

Juntos por Cataluña (centroderecha) e Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), “han acordado dar apoyo a la propuesta de candidato a la presidencia de la Generalitat de Cataluña de Juntos por Cataluña (...) Carles Puigdemont”, anunciaron en un comunicado conjunto.

Ninguna de las dos formaciones precisó si el acuerdo alcanzado incluía la aceptación por parte de ERC de la investidura a distancia de Puigdemont, cesado del cargo a finales de octubre por el gobierno español de Mariano Rajoy después de que el Parlamento catalán declaró la fallida secesión.

Desde entonces, el líder independentista vive en Bélgica y quiere ser investido sin volver a España, donde la Justicia lo persigue por delitos de rebelión y sedición en su pulso separatista.

El gobierno español anunció que recurrirá ante la Justicia una investidura telemática que incluso los servicios jurídicos del Parlamento catalán consideran ilegal.

En las elecciones del 21 de diciembre en la región, los partidos independentistas obtuvieron una mayoría absoluta parlamentaria con 70 escaños de 135, la mayoría de ellos repartidos entre Juntos por Cataluña (34) y ERC (32).

El acuerdo alcanzado entre estas dos formaciones, que también contempla ceder la presidencia del la Cámara a un diputado de ERC, no incluye al pequeño partido de izquierda radical Candidatura de Unidad Popular, con 4 escaños.

El anuncio se hizo en la víspera de la constitución del Parlament el miércoles, en una sesión en la que faltarán ocho diputados independentistas, cinco de ellos en Bélgica y otros tres en prisión.

Durante la sesión deberán escoger a los integrantes del órgano rector del Parlamento que tendrá que decidir en los próximos días si acepta o no una investidura a distancia.

La fecha límite para celebrar el debate de investidura es, en principio, el 31 de enero.