AFP. 27 marzo, 2018

Londres se congratula por expulsión masiva de diplomáticos rusos

Londres. La OTAN se unió este martes a la campaña internacional para expulsar a presuntos espías rusos, más de 120 hasta el momento en dos docenas de países, como respuesta al escándalo del exespía ruso envenenado en Londres.

Reino Unido saludó las expulsiones masivas de presuntos espías rusos como un “punto de inflexión” en la actitud de Occidente hacia una Rusia “temeraria”, pero Moscú advirtió de que prepara su respuesta.

Con Estados Unidos y 18 miembros de la Unión Europea (UE) al frente, los países hicieron gala de una acción contundente y coordinada, sin precedentes incluso en tiempos de la Guerra Fría.

La OTAN decidió expulsar a siete representantes rusos y denegar la acreditación a otros tres. “Esto manda un mensaje claro a Rusia de que hay costes y consecuencias para su forma de actuar, inaceptable y peligrosa”, expresó el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg.

En una llamada telefónica, los presidentes estadounidense, Donald Trump, y francés, Emmanuel Macron, saludaron “la fuerte reacción internacional”, según el palacio del Elíseo.

En parecidos términos se expresó la canciller alemana, Ángela Merkel, en conversación telefónica con Trump, con quien coincidió en denunciar “el uso irresponsable de armas químicas por parte de Rusia”, indicó la Casa Blanca.

“Es el resultado de presiones colosales, un chantaje colosal que constituye, desgraciadamente, el arma principal de Washington en la escena internacional”. Serguéi Lavrov

“Nunca antes tantos países se habían unido para expulsar a diplomáticos rusos”, escribió el martes el ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, en The Times.

Embajada de Rusia en Bucarest, Rumania.
Embajada de Rusia en Bucarest, Rumania.

Es “un golpe del que la inteligencia rusa necesitará muchos años en recuperarse”, afirmó.“Creo que los acontecimientos de ayer (lunes) podrían convertirse en un punto de inflexión”, consideró.

El canciller añadió: “La alianza occidental tomó acciones decisivas y los socios de Reino Unido se unieron contra la ambición temeraria del Kremlin”.

Génesis de la crisis

Estas expulsiones fueron una respuesta al envenenamiento con un agente neurotóxico del exespía doble ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el 4 de marzo de Salisbury, en el sur de Inglaterra. Ambos siguen en estado crítico.

Skripal, un oficial de inteligencia militar ruso encarcelado por Moscú por pasar información sobre agentes rusos a varios países europeos, llegó a Reino Unido en el 2010 gracias a un canje de espías.

Londres había ordenado anteriormente la expulsión de 23 diplomáticos rusos tras acusar del ataque a Moscú, que lo negó firmemente, que responsabilizó a los servicios de inteligencia británicos.

Le siguieron sus aliados, encabezados por Estados Unidos, que ordenó expulsar a 60 rusos, en un nuevo golpe a las relaciones entre Washington y Moscú menos de una semana después de que el presidente Donald Trump felicitase a Vladimir Putin por su reelección.

NATO Secretary General Jens Stoltenberg addresses the press at NATO headquarters in Brussels on March 27, 2018. Stoltenberg said on March 27, 2018, the alliance was expelling seven Russian diplomats and denying accreditation to three more as part of international measures over the poisoning of a former spy in Britain. / AFP PHOTO / Emmanuel DUNAND
NATO Secretary General Jens Stoltenberg addresses the press at NATO headquarters in Brussels on March 27, 2018. Stoltenberg said on March 27, 2018, the alliance was expelling seven Russian diplomats and denying accreditation to three more as part of international measures over the poisoning of a former spy in Britain. / AFP PHOTO / Emmanuel DUNAND

El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, atribuyó las expulsiones a la presión de Estados Unidos.

“Es el resultado de presiones colosales, un chantaje colosal que constituye, desgraciadamente, el arma principal de Washington en la escena internacional”, afirmó Lavrov.

Rusia ya advirtió de que está preparando una respuesta de represalia para los países que “se someten” sin entender totalmente lo que está pasando.

El analista Fiodor Lukianov escribió el martes en las páginas del diario ruso Vedomosti que estas expulsiones, “particularmente destructivas para las relaciones ruso-estadounidenses”, sumen las relaciones entre Moscú y Occidente en un nuevo “periodo de Guerra Fría”.

“No es el fin de la escalada, está claro que esta se va a agravar, prevemos medidas aún más severas, sanciones económicas contra Rusia”, indicó el diario Izvestia , que denunciaba una acción “rusófoba”.

Al anunciar sus respectivas expulsiones, los responsables occidentales dejaron claro que comparten las afirmaciones británicas de que solo el Kremlin puede estar detrás del envenenamiento de Skripal.

“El hilo conductor es la voluntad de Putin de desafiar las reglas esenciales de las que depende la seguridad de cada país”, escribió Johnson.

Y fustigando las numerosas tesis que ha avanzado Moscú para explicar el envenenamiento, el jefe de la diplomacia británica respondió: “Hubo un tiempo en que esta táctica de sembrar la duda podía mostrarse eficaz, pero ya nadie se deja engañar”.