Ximena Alfaro M., Carlos Láscarez S.. 11 septiembre
Carmen Montón participó en una reunión con el gabinete, en el Palacio de la Moncloa, en Madrid, el 8 de junio del 2018. Foto: AFP
Carmen Montón participó en una reunión con el gabinete, en el Palacio de la Moncloa, en Madrid, el 8 de junio del 2018. Foto: AFP

Un nuevo caso de supuesto plagio remece la política española. La ministra de Sanidad, Carmen Montón, presentó su renuncia, este martes, luego de que trascendió que copió varios textos disponibles en Internet para llevar a cabo su proyecto final de graduación en la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid.

El diario El País reveló que el trabajo de Montón, de 55 páginas y titulado Reproducción asistida. Una liberación o un retroceso en la igualdad, incluyó la reproducción exacta de fragmentos de artículos, páginas de Wikipedia, así como de cuatro tesis, de las cuales dos son de la autoría de las investigadoras costarricenses Rosalía Camacho Granados y Alda María Facio Montejo.

El trabajo de Montón incluye un párrafo idéntico de la tesis de Camacho, la cual fue presentada en agosto de 1997 en la Universidad Nacional, en Heredia, Costa Rica, con el nombre La Maternidad como institución del patriarcado: representaciones y manifestaciones en obreras del sector textil.

El fragmento consignado de forma literal es el siguiente:

“El patriarcado, como sistema económico, político y social que oprime y subordina a las mujeres se sustenta y reproduce mediante instituciones, que operan en forma constante y contundente como pilares estrechamente ligados entre sí. Dos de las instituciones más importantes del sistema patriarcal que cumplen esta función son la familia y la maternidad”.

Consultada por La Nación, Camacho, quien se especializó en derechos humanos de las mujeres, manifestó su sorpresa ante la denuncia y lamentó la copia del texto de su tesis.

“Me sorprende mucho la noticia, ya que ese texto es de hace varios años. Hay gente que se quiere servirse de otros así. Una tiene que ser muy cuidadosa cuando utiliza los textos de cualquier otra persona. Siempre hay que dar la referencia exacta, especialmente cuando estamos hablando de mujeres investigadoras o de cualquier campo, porque el reconocimiento a las mujeres no se puede pasar por alto”, manifestó Camacho, vía telefónica.

“Invisibilizar la autoría de quienes escriben algo, eso no se vale, porque una ha trabajado en ese campo de investigación y por lo menos yo he sido muy rigurosa. Es lamentable lo ocurrido”, añadió.

En el caso de la tesis de graduación de Alda Facio, titulada Feminismo, género y patriarcado, el texto que se incluye en el trabajo de la exjerarca es este:

“Los derechos ciudadanos se concibieron y consagraron haciendo una clara distinción entre los hombres, sujetos de ciudadanía por pertenecer al ámbito público y las mujeres sin esta calidad puesto que su ubicación y función se encontraba dentro de una institución con otras reglas del juego, la familia”.

Este diario intentó contactar a Facio, pero al parecer se encuentra fuera del país.

Montón es licenciada en Medicina y titular de una maestría en estudios de género por la Universidad Rey Juan Carlos, que obtuvo cuando era diputada.

La presión se incrementó sobre la exministra desde este lunes cuando el sitio web eldiario.es dio a conocer que al cierre del curso, en junio del 2011, una de las asignaturas constaba como "no presentada”; sin embargo, en noviembre de ese año se convirtió de repente en un "aprobada".

Por su parte, la universidad reconoció que hubo una manipulación de notas, y que estaba revisando el expediente "asignatura por asignatura" con el fin de "depurar responsabilidades".

Durante una entrevista a la Cadena Ser y antes de presentar su renuncia, Montón declaró que no cometió “ninguna irregularidad en el máster” y calificó como “injusta” la posibilidad de dimitir.

Además, afirmó que tiene la conciencia muy tranquila por haber acabado el curso y que en todo momento siguió el proceso que se le indicó en la universidad.

Esta es la segunda renuncia que se presenta en el gobierno socialista de Pedro Sánchez en tres meses. El primer caso fue el del ministro de Cultura, Maxim Huerta, quien dejó el cargo cuando se evidenció que fue sancionado por irregularidades en su declaración de impuestos.

Otros casos polémicos

La dimisión alarga la lista de casos similares entre políticos españoles, y agrava aún más la imagen de la Universidad Rey Juan Carlos.

En marzo, la entonces presidenta de la región de Madrid, Cristina Cifuentes, dimitió tras revelaciones eldiario.es sobre una serie de irregularidades en su máster.

Este caso llevó al de Pablo Casado, compañero suyo del Partido Popular (PP) y líder de esta agrupación desde julio.

Casado reconoció que en el 2008, cuando era licenciado en Derecho y diputado en el Parlamento regional de Madrid, obtuvo una maestría en condiciones muy ventajosas en la Universidad Rey Juan Carlos, ya que le convalidaron 18 de 22 asignaturas, y lo exoneraron de presentarse a las clases.

Montón será reemplazada por María Luisa Carcedo, hasta ahora alta comisionada para la lucha contra la pobreza infantil.