Política

México concede asilo político a Evo Morales

Canciller mexicano confirma que el expresidente solicitó el asilo vía telefónica este lunes

La Paz. El gobierno de México informó este lunes que concedió asilo político a Evo Morales, quien renunció a la presidencia de Bolivia el domingo, por considerar que “su vida y su integridad corren peligro”, anunció el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

"Hace unos minutos recibí la llamada del presidente Evo Morales. Solicitó formal y verbalmente asilo político en nuestro país", dijo Ebrard en un breve mensaje a la prensa.

La ministra del Interior “Olga Sánchez Cordero ha decidido concederle asilo político al señor Evo Morales (...) su vida y su integridad corren riesgo", agregó.

El canciller añadió que el gobierno mexicano aceptó el pedido "por razones humanitarias" de manera inmediata y por considerar que "la vida e integridad" física del político boliviano corren riesgo.

Explicó que el gobierno mexicano informará al Senado sobre la situación en Bolivia y que se notificará al Ministerio del Exterior de ese país sudamericano de la oferta de asilo con el objetivo de conseguir el salvoconducto para que Morales viaje a México.

Ebrard declinó responder preguntas de la prensa sobre cuándo sería probable que Morales viaje a México y si el gobierno mexicano estaría enviando un avión oficial a Bolivia.

Luego de que Morales anunció la renuncia a la presidencia de Bolivia en medio de manifestaciones opositoras, un motín de policías y un llamado de las fuerzas armadas a que dejara el cargo, el gobierno mexicano de inmediato ofreció asilo político al dirigente.

En un mensaje de la red social Twitter, Ebrard dijo el domingo que 20 funcionarios y legisladores bolivianos ya estaban refugiados en la embajada de México en La Paz.

Agregó este lunes que ya "son mucho más" los bolivianos que han pedido asilo en la embajada mexicana en Bolivia.

El canciller no detalló quienes son ni el destino de estos otros refugiados.

Avión militar llegó en busca de Morales

Un avión de la Fuerza Aérea mexicana llegó este lunes a Lima, desde donde se dirigirá a Bolivia a buscar al renunciado presidente Evo Morales, a quien México concedió asilo, informó una fuente militar peruana.

"Tenemos la aeronave de la Fuerza Aérea de México en el parqueo del Grupo 8 (de la Fuerza Aérea del Perú, contiguo al aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima). Aún no tenemos su hora de salida" hacia Bolivia, dijo la fuente a la AFP.

Según fuentes del gobierno peruano, el avión espera permiso de las autoridades aeronáuticas bolivianas para partir hacia ese país.

En tanto, el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández dijo que el mandatario peruano Martín Vizcarra habilitó un espacio aéreo de Perú para que puedan volar el avión de México a Bolivia para buscar a Morales, quien renunció el domingo acorralado por protestas masivas tras su polémica reelección en los comicios de octubre.

Fernández habló en la presentación de un libro en la que además expresó “su eterna gratitud” hacia el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador por darle asilo a Evo Morales y hacia el mandatario paraguayo Mario Abdo, quien dijo que estaban las puertas abiertas de Paraguay para recibir al renunciado mandatario boliviano.

Policía pide intervención de militares

El jefe de la Policía de La Paz pidió este lunes a las Fuerzas Armadas que intervengan para frenar la violencia generada en la ciudad por adherentes del renunciado presidente Evo Morales, pues su capacidad operativa fue superada.

"Al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (le pido) que intervenga: mi general Williams Kaliman, le solicito que intervenga, porque ya la policía boliviana ha sido rebasada", afirmó el jefe de la policía de La Paz, coronel José Barrenechea.

La policía sufrió este lunes la quema y saqueo de pequeños cuarteles en algunas ciudades del país, mientras una columna de miles de partidarios de Morales ingresaba a La Paz para manifestarse tras caminar desde la vecina ciudad de El Alto.

La marcha de enfurecidos seguidores de Morales, quien renunció el domingo tras tres semanas de protestas por su cuestionada reelección, partió en la tarde desde El Alto, bastión del líder izquierdista, mientras en el centro de La Paz los pocos comercios que estaban abiertos se apresuraron a cerrar sus puertas.

Paralelamente, el expresidente Carlos Mesa, principal rival de Morales en los comicios de octubre, dijo en Twitter que tenía informes de que "una turba violenta se dirige" hacia su hogar "con la intención de destruirlo", por lo que pidió ayuda a la Policía.

La llegada de partidarios de Morales hace temer que haya choques con manifestantes opositores, protagonistas de las masivas protestas que condujeron a la renuncia del primer presidente indígena de Bolivia.

La Policía estuvo ausente de las calles de Bolivia desde que estallaron motines en cuarteles de tres ciudades el viernes, pero este lunes la institución retomó las tareas de vigilancia.

Las Fuerzas Armadas, en tanto, anunciaron poco antes que "ante la escalada de violencia y hechos vandálicos" que estallaron en La Paz el domingo tras la renuncia de Morales, puso en marcha una operación para "resguardar los servicios públicos esenciales para garantizar su funcionamiento".

Las Fuerzas Armadas y la Policía jugaron un papel clave en la renuncia de Morales, quien llegó al poder en 2006, al pedirle el domingo que diera un paso al costado para conseguir la pacificación de Bolivia al cabo de tres semanas de protestas, que dejaron tres muertos y unos 400 heridos.

Información actualizada a las 6:05 p.m.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.