AFP. 26 agosto, 2019
El presidente francés, Emmanuel Macron, se refirió a la cumbre del G7 durante una conferencia de prensa, este lunes 26 de agosto del 2019, en la ciudad de Biarritz.
El presidente francés, Emmanuel Macron, se refirió a la cumbre del G7 durante una conferencia de prensa, este lunes 26 de agosto del 2019, en la ciudad de Biarritz.

París. Tensas desde hace semanas, las relaciones entre las autoridades francesas y brasileñas se han deteriorado enormemente en los últimos días, con un intercambio de insultos y declaraciones muy poco diplomáticas, con una crisis medioambiental y política como telón de fondo.

Desde su elección a la presidencia de Brasil en octubre del 2018, la buena corriente nunca ha circulado entre el presidente de extrema derecha Jair Bolsorano, abiertamente escéptico respecto al cambio climático, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, defensor de la lucha internacional y de la acción concertada contra el calentamiento global.

Eligiendo términos que tanto diplomáticos como políticos prefieren en lo posible evitar, la presidencia francesa acusó el viernes a Bolsonaro de haber “mentido” en cuanto a su compromiso de respetar el Acuerdo de París sobre el clima.

“Lo vi una primera vez, entonces me dijo con una mano en el corazón ‘haré todo lo posible a favor de la reforestación y los compromisos de los acuerdos de París (de la UE) con el Mercosur’”, expresó este lunes Macron, visiblemente enojado, en una conferencia de prensa al margen de la cumbre del Grupo de los Siete (G7) en Biarritz (suroeste).

"Quince días después, se encontraba haciendo todo lo contrario, despidiendo científicos. Se puede decir que no me dijo la verdad", añadió.

El jefe de Estado francés enseguida recordó la afrenta diplomática sin precedentes que sufrió a principios de julio su ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, en una visita a Brasil.

Macron: Espero que los brasileños tengan pronto un presidente que se comporte a la altura

Bolsonaro, quien tenía programado un encuentro con Le Drian, pero no estaba de acuerdo que este también se reuniera con ONG ecologistas, canceló la reunión a último momento, para luego colgar en las redes sociales una foto suya en la peluquería precisamente a la hora prevista para la cita anulada.

“Una urgencia capilar”, bromeó el ministro de Relaciones Exteriores francés.

Burlas y ofensas

Pero son los comentarios, publicados en línea, de Bolsonaro sobre la primera dama francesa, Brigitte Macron, lo que condujo a su marido, Emmanuel, a expresar abiertamente ante cámaras del mundo entero su deseo de que “los brasileños tengan rápidamente un presidente que se comporte a la altura” de tal.

En efecto, Bolsonaro comentó sobre la publicación de un internauta brasileño que se burlaba del aspecto físico de la primera dama francesa, que apareció desfavorecida en una foto, comparándola con el de Michelle Bolsonaro, espléndida el día de la investidura de su esposo.

"¿Ahora entienden por qué Macron ataca a Bolsonaro?", escribió el usuario Rodrigo Andreaça a un lado de las fotos de las dos parejas presidenciales. "No humilles al hombre", respondió Bolsonaro, entre risas.

Se trata de “comentarios extraordinariamente irrespetuosos sobre mi esposa”, expresó este lunes el jefe de Estado francés. “¿Qué puedo decirle? Es triste, es triste, pero es triste primero para él y para todos los brasileños”, añadió.

“Creo que los brasileños, que son un gran pueblo, están un poco avergonzados por este comportamiento”, manifestó Macron.

El domingo, el ministro de Educación brasileño, Abraham Weintraub, calificó a Macron de calhorda. Este término, también desconocido en el lenguaje diplomático y que no tiene equivalente, al menos en castellano, es un poco una mezcla de “cretino” con “tramposo”, “imbécil” y “cabrón”, entre otros.

Según él, “Macron no está a la altura de este debate (sobre incendios en la Amazonia). Es apenas un imbécil oportunista que busca el apoyo del lobby agrícola francés”, escribió el ministro haciendo referencia a la oposición anunciada del presidente francés al acuerdo de libre comercio Unión Europea-Mercosur.

El presidente brasileño, exmilitar muy puntilloso con todo lo que atañe a la soberanía nacional, no apreció las presiones ejercidas por Francia, antes y durante la cumbre de Biarritz, para que su administración actúe de manera más enérgica contra los dramáticos incendios en la Amazonía.

“No podemos aceptar que un presidente, Macron, lance ataques desubicados y gratuitos contra la Amazonia, ni que disfrace sus intenciones detrás de la idea de una ‘alianza’ de los países del G7 para ‘salvar’ la Amazonia, como si se tratara de una colonia”, escribió este lunes Bolsonaro en su cuenta en Twitter.