AFP. 21 enero
Una mujer observó en Moscú -este jueves 21 de enero del 2021- el video de la investigación del suntuoso complejo que supuestamente usufructúa el presidente Vladimir Putin en el mar Negro. AFP
Una mujer observó en Moscú -este jueves 21 de enero del 2021- el video de la investigación del suntuoso complejo que supuestamente usufructúa el presidente Vladimir Putin en el mar Negro. AFP

Moscú. Las autoridades rusas intentaban, este jueves, obstaculizar las convocatorias a manifestaciones contra el gobierno impulsadas por el éxito cosechado por una investigación del opositor ruso encarcelado Alexéi Navalni, que acusa de corrupción al presidente Vladimir Putin.

Difundida el martes, esta extensa investigación, acompañada por un video de casi dos horas, con cerca de 40 millones de visitas en YouTube en solo dos días, acusa al jefe del Kremlin de beneficiarse, a través de testaferros, de una opulenta residencia a orillas del mar Negro.

El Kremlin rechaza todas estas afirmaciones, sostiene que es un “ataque” contra Putin y califica de “farsantes” a los miembros del equipo de Navalni.

Pero este video alimentó miles de publicaciones en las redes sociales en apoyo a la convocatoria a manifestaciones a nivel nacional, el sábado, y en demanda de la liberación de Navalni. Estas no están permitidas por las autoridades. Los jóvenes se han movilizado sobre todo en la plataforma Tik Tok.

El equipo de Navalni informó de que había recibido casi 10 millones de rublos (unos $136.000) en donaciones.

Adversario incómodo

El opositor, ignorado por los medios de comunicación nacionales tradicionales, tiene una gran popularidad y audiencia en línea entre las generaciones más jóvenes, sobre todo en las grandes ciudades.

En Moscú, ya ha congregado grandes multitudes antes de unas controvertidas elecciones locales en el 2019.

Frente a los anuncios de movilizaciones el sábado, la Fiscalía general rusa reaccionó este jueves y dijo que prepara medidas para “limitar el acceso a informaciones ilegales” publicadas en línea, consideradas “llamados a participar en acciones ilegales masivas el 23 de enero del 2021”.

Por su parte, el Ministerio del Interior afirmó estar preparado para “proteger el orden público”, el sábado, y prometió hacer procesar a los autores de los llamados a manifestarse.

La víspera, el gendarme ruso de telecomunicaciones, Roskomnadzor, envió una advertencia a las plataformas Tik Tok y Vkontakte, equivalente ruso de Facebook, para que bloqueen contenidos que sean considerados llamados a "menores a participar en actividades ilegales".

El Kremlin también advirtió contra las manifestaciones, que serán consideradas "actividades ilegales".

Los medios de información opositores revelaron que los estudiantes rusos recibieron mensajes de sus universidades intentando disuadirlos de participar en estas protestas.

(Video) Policía rusa detiene a opositor Alexei Navalni en el aeropuerto de Moscú

Tras su detención el domingo, a su retorno de Alemania, Navalni convocó a manifestarse contra el poder en todo el país.

Su equipo prevé mítines en al menos 65 ciudades, desde Moscú, pasando por San Petersburgo, hasta Jabarovsk en el extremo oriente ruso y Ekaterimburgo, en los Urales.

Palacio de Putin

En este contexto, lanzó su video sobre la enorme propiedad que, según él, tiene Putin y cuya construcción habría costado más de 1.000 millones de euros (algo más de $1.200 millones).

Navalni señaló que además de un enorme palacio, hay viñedos, una instalación para practicar hockey sobre hielo y un casino.

El sitio habría sido financiado, según el opositor, por miembros del entorno del presidente, como el jefe del gigante petrolero Rosneft, Igor Sechin, y el empresario Gennadi Timchenko.

Alexéi Navalni, cuya liberación exigen la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, fue arrestado cuando regresaba después de varios meses de convalecencia tras la sospecha de un envenenamiento sufrido en Siberia en agosto.

El detenido acusa al Kremlin de ser responsable, lo que Moscú rechaza, al no reconocer evidencias de un crimen cometido contra él y en cambio denunciar un complot que involucra a Occidente.

El principal opositor ruso, arrestado al menos hasta el 15 de febrero, también enfrenta varios juicios por “difamación”, “fraude”, o por violación de las condiciones de una pena de prisión en suspenso, que data del 2014.

Según Navalni, estos casos son materia de un ensañamiento y acoso judicial y tienen sobre todo carácter político.