Por: AP.   19 enero
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, volvía al Capitolio -este viernes 19 de enero del 2018- luego de reunirse con el presidente Donald Trump.
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, volvía al Capitolio -este viernes 19 de enero del 2018- luego de reunirse con el presidente Donald Trump.

Washington. Las divisiones en el Congreso de Estados Unidos parecían encaminar al Gobierno federal a una parálisis este fin de semana, debido al enconado enfrentamiento bipartidista en torno a las demandas demócratas de una solución legislativa que proteja de la deportación a unos 700.000 migrantes jóvenes.

Los senadores demócratas advirtieron de que bloquearán un proyecto de ley de financiación gubernamental de cuatro semanas, aprobado por la Cámara de Representantes el jueves en la noche.

Con ello se los podría acusar de un cierre del gobierno, pero a su vez responsabilizan a los republicanos.

“Ellos mandan”, dijo el líder del bloque demócrata Chuck Schumer el viernes al entrar a su oficina. “No hablan con nosotros. Están totalmente paralizados, son ineptos. No hay con quién negociar”.

Los republicanos, que controlan por estrecho margen la Cámara Alta, alegan que los demócratas estaban secuestrando el Poder Ejecutivo con sus peticiones de proteger a los jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos de forma ilegal cuando eran niños y que son conocidos como dreamers.

La Casa Blanca se sumó al tratar de presentar el suceso inminente como el “cierre de Schumer” . “Parece que están empeñados en llegar al cierre”, dijo el director de asuntos legislativos de la Presidencia, Marc Short, en una conferencia en la Casa Blanca.

Con todo, indicó, el presidente Donald Trump estaba en el teléfono para tratar de evitarlo.

Urgencia

Ante la inminencia del cierre, la Casa Blanca informó de que Trump no viajaría a Florida el viernes por la tarde, como había planeado, a menos que se apruebe la ley. Trump pensaba festejar el primer aniversario de su juramentación en su propiedad en Palm Beach.

Trump se inmiscuyó en la controversia con un tuit la mañana del viernes: “Se necesita el apoyo demócrata para que la medida sea aprobada en el Senado, pero ellos quieren inmigración ilegal y fronteras débiles ¿Habrá cierre del gobierno? ¡Necesitamos más victorias republicanas en el 2018!”.

En la Cámara Baja, los republicanos apenas lograron aprobar la medida en una votación prácticamente dividida por líneas partidistas, de 230 contra 197 votos y después de hacer concesiones al ala más conservadora del partido.

El titular de la Cámara, Paul Ryan, inmediatamente convocó a una rueda de prensa en la que trató de achacarle la culpa al líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

Una votación de los demócratas sobre la táctica dilatoria conocida como filibuster probablemente se realizará antes del plazo fijado, de la medianoche del viernes. Schumer intentó hacer esa votación el jueves, pero no pudo.

“No podemos seguir postergando este tema", expresó Schumer, en referencia a los dreamers. “Pasará un mes y estaremos aquí de vuelta con estos mismos problemas y no estaremos en mejor posición para resolverlos”.

El cierre del gobierno sería el primero desde el 2013, cuando el movimiento de los republicanos derechistas conocido como Tea Party aplicó una táctica parecida a la que está empleando ahora Schumer, para tratar de torpedear la reforma de salud impulsada por el entonces presidente Barack Obama.