Política

Expresidente Martinelli absuelto por espionaje telefónico en Panamá

La decisión unánime del tribunal también implicó el fin de medidas cautelares como el arresto domiciliario

Ciudad de Panamá. El expresidente panameño Ricardo Martinelli fue absuelto este viernes de las acusaciones por espionaje telefónico a opositores y peculado, según decidió de forma unánime un tribunal.

Se “declara no culpable al señor Ricardo Martinelli Berrocal”, por lo que “se levantan las medidas cautelares que pesan en su contra”, anunció Raúl Vergara, uno de los tres jueces del Tribunal de Juicio Oral.

Entre las restricciones al exmandatario figuraban la detención domiciliaria y el impedimento de salida del país.

Carlos Herrera, abogado de uno de los querellantes, consideró “absurdo y sin fundamento” el fallo, y anticipó que lo impugnarán ante el Tribunal Superior y la Sala Penal de la Corte Suprema, según consignó el diario La Prensa.

"Es una decisión injusta, divorciada de derecho. Hay que investigar qué sucedió con estos jueces”, agregó Herrera.

Por su lado, Martinelli agradeció a sus abogados y “a la Justicia panameña”, al tiempo que se declaró víctima de "una conspiración criminal (del expresidente) Juan Carlos Varela”, quien lo sucedió en el poder.

El exgobernante y Varela fueron aliados al principio de la administración de Martinelli. Varela se desempeñó como canciller, pero en agosto del 2011 el entonces presidente le pidió la renuncia.

Tras la lectura del veredicto, gritos de júbilo se produjeron en la sala por parte de simpatizantes de Martinelli, quienes también increparon a los fiscales y a los abogados querellantes.

“Ricardo, amigo, el pueblo está contigo”, gritó otro grupo de ciudadanos a la salida del exgobernante de la sede judicial.

Por motivos de seguridad algunas víctimas del presunto espionaje tuvieron que ser sacadas por una puerta trasera. En medio de los incidentes una puerta de cristal quedó rota.

Martinelli, un magnate de los supermercados, gobernó entre el 2009 y el 2014.

Desde que fue extraditado de Estados Unidos, el 22 de junio del 2018, permaneció detenido en una cárcel en las afueras de la capital mientras se le realizaba el juicio oral. Posteriormente, justo cuando iba a cumplir dos años de encarcelamiento, se le concedió el arresto domiciliario y fue trasladado a su residencia.

Petición de condena

Por la comisión de cuatro delitos la Fiscalía había pedido 21 años de prisión contra el exmandatario.

También había solicitado diez años de reclusión por peculado de sustracción (desaparición de los equipos utilizados para el presunto espionaje -valorados en $13 millones-) y tres años por peculado de uso (utilización de personas y recursos del Estado para fines privados).

Sin embargo, el Tribunal consideró que la credibilidad del testigo protegido utilizado por la Fiscalía, un miembro del Consejo de Seguridad, estuvo “afectada” por la “parcialidad” de sus declaraciones.

Además, se “vulneraron principios fundamentales del debido proceso”, de acuerdo con el veredicto unánime, que fue recibido por Martinelli con gesto serio.