AFP. 20 agosto, 2020
Emilio Lozoya, entonces director de Pemex, durante una reunión en París, el 16 de octubre del 2015. AP/Archivo
Emilio Lozoya, entonces director de Pemex, durante una reunión en París, el 16 de octubre del 2015. AP/Archivo

Ciudad de México. El exdirector de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, actualmente sometido a proceso judicial, acusó a expresidentes y políticos principalmente del partido opositor PAN, de participar en distintos hechos de corrupción, en una declaración ante la Fiscalía que fue filtrada a la prensa.

En su declaración por escrito, revelada el miércoles por la noche a los medios de comunicación, Lozoya dijo que por instrucciones del expresidente Enrique Peña Nieto y el exsecretario de Hacienda y excanciller, Luis Videgaray, entregó sobornos a legisladores para que aprobaran reformas estructurales, entre ellas la energética, que abrió el sector a la iniciativa privada tras 71 años de monopolio estatal.

“Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray me indicaron en febrero del 2013, que se requería entregar montos importantes de dinero a la oposición para que ésta votara a favor de ciertas reformas estructurales”, dice Lozoya en el documento.

El exfuncionario dijo también que los entonces senadores del Partido Acción Nacional (PAN, derecha) Francisco García Cabeza de Vaca y Francisco Domínguez, hoy gobernadores de los estados de Tamaulipas (noreste) y Querétaro (centro), recibieron sobornos, aunque ambos han negado las acusaciones.

Domínguez, quien estuvo presente el miércoles durante la habitual conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, negó las acusaciones de corrupción.

“El señor Lozoya ha pretendido involucrarme con una bajeza inaudita en actos de corrupción (...). No había necesidad de darme dinero para obtener un voto que ya se tenía por convicción personal”, expresó Domínguez en una sorpresiva declaración durante la conferencia, en la que López Obrador prefirió evitar que se hicieran más afirmaciones sobre el tema por “urbanidad política”.

Lozoya expresó en su declaración que también entregó poco más de seis millones de pesos (unos $300.000) al excandidato presidencial del PAN Ricardo Anaya, quien también negó la acusación.

“Que no sueñen con que me voy a dejar. Conmigo se van a topar con pared. No me importa cuánto tiempo me tome”, manifestó Anaya en un video subido a redes sociales. El político panista compitió con López Obrador durante la elección del 2018 y previamente fue diputado federal.

Lozoya aseveró que durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) se dieron condiciones ventajosas a la empresa Braskem, filial de la constructora brasileña Odebrecht, para la construcción de una planta petroquímica.

En respuesta, Calderón dijo en Twitter que Lozoya es utilizado por el presidente Andrés Manuel López Obrador “como instrumento de venganza y persecución política”.

A la luz pública

La Fiscalía General rechazó haber filtrado el documento y anunció que inició una investigación al respecto, aunque no negó su autenticidad.

Sin embargo, el presidente López Obrador dijo que la denuncia es auténtica por la reacción que tuvieron los involucrados.

“Ya tengo conocimiento de la denuncia que presuntamente presentó el señor Lozoya, todo indica que es cierta, efectiva, que no es apócrifa, que es la denuncia que en efecto presentó a la Procuraduría”, manifestó el mandatario en su habitual conferencia de prensa matutina.

"¿Por qué creo que no es apócrifo?, porque ya han reaccionado muchos de los involucrados, a partir de lo que ahí se dice", agregó.

El mandatario convocó a la gente a conocer la denuncia de Lozoya y retó que los políticos señalados “presenten denuncias por daño moral” si están siendo difamados.

“Todos debemos de estar informados sobre este tema, que no haya ocultamiento de la información, que no se manipule, que no haya silencio, que se sepa todo, que se conozca la verdad”, señaló.

López Obrador ya había pedido antes que se conocieran todos los detalles de la acusación de Lozoya. Apenas el martes, difundió un video en el que dos exfuncionarios del Senado recibían dinero de presuntos sobornos en medio del escándalo de corrupción de Lozoya.

Emilio Lozoya, de 45 años y quien dirigió Pemex del 2012 al 2016, fue extraditado desde España el 17 de julio para ser procesado por uso de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho.