6 enero
John Bolton, quien fungía como asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, en diálogo con la prensa, el 1.° e mayo del 2019 en las afueras de la sede presidencial en Washington.
John Bolton, quien fungía como asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, en diálogo con la prensa, el 1.° e mayo del 2019 en las afueras de la sede presidencial en Washington.

Washington. John Bolton, el exconsejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo este lunes que está dispuesto a declarar si es convocado por el Senado de Estados Unidos durante el juicio político al presidente Donald Trump.

Los demócratas creen que el exasesor, quien dejó de ejercer su puesto en setiembre del 2019, tiene conocimiento directo que sostendría las acusaciones de abuso de poder y obstrucción al Congreso que la Cámara Baja presentó contra el presidente.

Sin embargo, hasta ahora el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, ha dicho que no quiere llamar a testigos para que participen en el juicio, que se espera se llevará a cabo este mes.

“Basándome en cuidadosa consideración y estudio he concluido que, si el Senado emite una citación para que presente mi testimonio, estoy preparado para declarar”, dijo Bolton en una declaración.

El exconsejero, considerado un 'halcón' en Washington por su línea dura hacia Corea del Norte, Cuba y Venezuela, es un de los cuatro funcionarios del gobierno de Trump que los demócratas quieren como testigos.

La Cámara de Representantes acusó a Trump de pedir a Ucrania que investigara a uno de sus rivales potenciales en las elecciones presidenciales del 2020, el exvicepresidente Joe Biden, y ejercer presión para obtener su objetivo, entre otras cosas, congelando ayuda militar crucial para ese país del este europeo en conflicto con separatistas pro-Rusia.

Por su parte, la Casa Blanca proclamó su privilegio ejecutivo para impedir que esos cuatro funcionarios -además de Bolton, el jefe de gabinete Mick Mulvaney, el asistente de Trump Robert Blair, y el funcionario de la Oficina de Administración y Presupuesto Michael Duffey - declararan durante la investigación parlamentaria.

Recelo de republicanos

Si llegaran a verse obligados a declarar durante el juicio en el Senado, los republicanos temen que podrían aportar pruebas dañinas en contra del presidente, lo cual aumenta el riesgo de que sea hallado culpable y la Cámara Alta vote su destitución.

Más allá de la voluntad de Bolton para brindar su testimonio, una citación y eventual declaración no pude darse por sentada.

Los republicanos cuentan con una mayoría de 53-47 en el Senado, y se espera que buena parte de esos parlamentarios apoyen a Trump en el juicio.

Las citaciones, para ser emitidas, requieren de mayorías, por lo que sería necesario que varios de los senadores republicanos se unieran a los demócratas para votar a favor de esas órdenes de comparecencia.