AFP. 21 mayo
El líder de los estudiantes universitarios Lester Alemán participa en el diálogo nacional con el Gobierno en el Seminario Nacional de Nuestra Señora de Fátima, en Managua. Foto: AFP
El líder de los estudiantes universitarios Lester Alemán participa en el diálogo nacional con el Gobierno en el Seminario Nacional de Nuestra Señora de Fátima, en Managua. Foto: AFP

Managua. Los estudiantes, empresarios y miembros de la sociedad civil que participan en un diálogo con el gobierno de Nicaragua, demandaron este lunes “la renuncia inmediata” del presidente Daniel Ortega y de la vicepresidenta, Rosario Murillo.

“Esta es una mesa de rendición”, manifestó el dirigente de la coalición universitaria, Lester Alemán, al pedir “la renuncia inmediata” de Ortega y de Murillo durante la tercera sesión de diálogo con la mediación de la iglesia católica.

La dirigencia estudiantil también rechazó el anticipo de elecciones antes del 2021, lo que “permitiría una oxigenación al régimen” y recomponer las bases a lo interno de su partido El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

“No queremos un simple recambio de élites políticas” con unas elecciones anticipadas, “creemos que el inicio de un proceso democratizador solo es posible con la ausencia de Daniel Ortega, Rosario Murillo y sus secuaces”, declaró Alemán.

Las conversaciones fueron transmitidas en vivo por la televisión, luego de que el viernes no se permitió el acceso a la prensa y solo se informó a través de un comunicado de los acuerdos, que tenían como punto principal una tregua de 48 horas.

El canciller Denis Moncada, quien encabeza la delegación del gobierno, sorprendió a la mesa de diálogo al señalar que los temas políticos e institucionales son objeto de una negociación con la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Hay una vía paralela a este dialogo” que esta trabajando el Gobierno y la OEA hace dos años para el fortalecimiento político, institucional y electoral.

Moncada hizo referencia a un acuerdo de entendimiento con la OEA, tras las elecciones de noviembre del 2016, en las que Ortega fue reelecto para un tercer mandato y que la oposición denuncio como fraudulentas.

El contenido de esas conversaciones no han sido públicas, lo que ha sido denunciado por opositores, que reclaman transparencia a la OEA.

El representante empresarial, Michael Healy, calificó de “preocupante” que el Gobierno negocie con la OEA a espaldas de los nicaragüenses.

El diálogo que sostiene el Gobierno con sus detractores busca una salida pacífica a las protestas que iniciaron el 18 de abril y que han dejado decenas de muertos y más de 500 heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).