AFP. 29 noviembre, 2018

Río de Janeiro. El gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, fue detenido este jueves en Río de Janeiro acusado de recibir millonarios sobornos ligados al esquema de corrupción Lava Jato y de integrar una organización que desvió dinero público al extranjero.

"De acuerdo con las investigaciones (...) el gobernador integra el núcleo político de una organización criminal que, a lo largo de los últimos años, cometió varios crímenes contra la administración pública, especialmente corrupción y lavado de dinero", dice una nota de la Fiscalía General sobre la operación apodada "Boca de Lobo".

El gobernador fue detenido durante la mañana en la residencia oficial, Palacio Laranjeiras, y prestó declaraciones durante más de tres horas en la sede de la Policía Federal (PF).

El gobernador brasileño de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao (der.), es acompañado cuando sale de la sede de la Policía Federal para ser arrestado y enviado a una prisión por la Policía Federal de Brasil en Río de Janeiro, el 29 de noviembre del 2018. Foto: AFP
El gobernador brasileño de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao (der.), es acompañado cuando sale de la sede de la Policía Federal para ser arrestado y enviado a una prisión por la Policía Federal de Brasil en Río de Janeiro, el 29 de noviembre del 2018. Foto: AFP

Escoltado por agentes policiales y sin esposas, Pezao, de 63 años, fue trasladado luego a una prisión de la Policía Militar en Niterói, región metropolitana de Río, donde permanecerá recluido en una sala especial, sin rejas ni otras características de una celda común.

Pezao es acusado de recibir sobornos entre el 2007 y el 2014, cuando era vicegobernador de su aliado Sergio Cabral, quien está preso por cargos de corrupción. Los pagos se habrían extendido hasta el 2015, cuando ya era gobernador, afirma la Fiscalía.

La orden de prisión fue solicitada por la Fiscal General de Brasil, Raquel Dodge, y se sustenta en peritajes contables y en la confesión premiada de Carlos Miranda, operador financiero de Cabral, detalló la prensa.

Pezao habría recibido de empresas y proveedores contratados por el gobierno de Río de Janeiro una mensualidad de 150.000 reales (unos $40.000 al cambio actual), además de un bono por 1 millón de reales (unos $263.000), dijo el delator. Aún de acuerdo con la Fiscalía, la organización del gobernador envió remesas de grandes cuantías al exterior, desviando dinero público.

La detención se produce a un mes de culminar su mandato, pero la fiscal Dodge, en una inusual rueda de prensa tras la detención, subrayó que era necesaria puesto que incluso después apresamientos e investigaciones, “los crímenes se perpetuaron (...) por las informaciones que tenemos, esto (lavado de dinero) continúa, aún está ocurriendo”.

Todos los gobernadores electos de Río de Janeiro entre 1998 y el 2014 fueron detenidos, pero Pezao es el primero en ser apresado en pleno ejercicio del cargo.

Anthony Garotinho (1999-2002) y Rosinha Matheus (2003-2007) pasaron por prisión por delitos electorales, que ellos niegan.

Cabral (2007-2014) está preso desde 2016, acusado de recibir sobornos a cambio de obras públicas, incluyendo las de remodelación del estadio Maracaná para el Mundial 2014. Sus condenas suman más de 180 años de cárcel.

La fiscal Dodge resaltó que “el esquema criminal” que actúa en Río de Janeiro alcanzó diversas esferas del aparato público estatal y que a pesar de las condenas, “se percibe que este esquema criminal no paró”.

De acuerdo con la Fiscalía, “pese de haber sido hombre de confianza de Sergio Cabral y asumido un papel fundamental en aquella organización criminal, inclusive sucediéndolo en el liderazgo, Pezao operó un esquema propio, con sus propios operadores financieros”.

El gobernador electo en octubre, Wilson Witzel, remitió un comunicado para afirmar que "la transición no será afectada". Luego, en rueda de prensa, dijo que no cree necesario anticipar la entrada en el gobierno y que auditará todos los contratos "sin paralizar el gobierno".

La investigación Lava Jato, que estalló en el 2014, puso al descubierto una gigantesca red de pago de sobornos por parte de empresas privadas a políticos y autoridades, a cambio de obtener licitaciones de obras públicas. También hubo financiamiento de campañas políticas.

Pezao fue elegido gobernador en el 2014 por el Movimiento Democrático Brasileño (MDB). Su perfil es más discreto que el de su antecesor.

Luiz Fernando Souza es conocido como “Pezao” (pie grande, en portugués) debido al tamaño 47 de su zapato. Afectado por un cáncer en el 2016, estuvo fuera del cargo por unos meses, y pasó parte de su recuperación en su natal Pirai, una pequeña ciudad en una zona rural a 100 kilómetros de Río. Esa casa también fue allanada por la policía.

Heredó de Cabral una severa crisis financiera que tiene al Estado aún complicado. Río enfrenta también graves problemas de violencia, lo que llevó al presidente Michel Temer a emitir un decreto en febrero que permite al Ejército participar en el control de la seguridad del Estado, aunque está aún sin efecto. Pezao aseguró que la falta de recursos no le permitía hacer nada al respecto.

Como interino queda el vicegobernador Francisco Dornelles, a quien Witzel sucederá en enero.