AFP. 19 diciembre, 2019
Manifestantes sostienen una pancarta exigiendo libertad para el líder encarcelado catalán Oriol Junqueras, en Barcelona. Foto: AFP
Manifestantes sostienen una pancarta exigiendo libertad para el líder encarcelado catalán Oriol Junqueras, en Barcelona. Foto: AFP

Madrid. Nuevo escollo en la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno español: la Justicia europea dio este jueves la razón al encarcelado líder de ERC, el partido separatista catalán del que depende el arranque de la legislatura y que ahora pide su libertad.

Tras su victoria en las legislativas del 10 de noviembre, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) está negociando el apoyo de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) para la investidura de Pedro Sánchez. Una investidura que según los cálculos más optimistas del PSOE debería tener lugar de aquí a fin de año, aunque la situación apunta más bien a enero.

Los contactos se encontraron con un obstáculo de talla este jueves, en torno al líder de ERC, Oriol Junqueras, condenado en octubre a 13 años de cárcel por sedición y malversación por su papel en el intento fallido de secesión del 2017.

En un revés a la Justicia española, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) falló que Junqueras gozaba de inmunidad en tanto que eurodiputado electo en los comicios europeos del 26 de mayo pasado.

La corte, con sede en Luxemburgo, destacó que las autoridades judiciales españolas deberían haber liberado a Junqueras –por entonces en prisión preventiva– para asumir su escaño de eurodiputado, y solicitar luego a la Eurocámara el levantamiento de la inmunidad, para devolverlo a la cárcel.

Una gestión que la Justicia española no quiso hacer en su momento.

Rápidamente, los dirigentes de ERC elevaron el tono, y exigieron que las autoridades españolas pongan en libertad a Junqueras, encarcelado desde noviembre del 2017. Una interpretación maximalista, ya que el TJUE no especifica lo que debe hacer ahora mismo la Justicia española.

Sin embargo, sobre todo, el giro dificulta aún más la investidura de Sánchez, que pasa indispensablemente por el apoyo de Esquerra (ERC). El PSOE, de momento, guardaba silencio.

“No vamos a volver a reunirnos con el PSOE hasta que sepamos qué es lo que piensa” sobre la decisión del TJUE, dijo la vocera republicana, Marta Vilalta, al día siguiente de advertir que “el acuerdo aún está lejos” con los socialistas.

El fallo de la justicia europea "sitúa a ERC de nuevo en una situación preeminente en la negociación", sostiene la analista Isabel García Pagan en un artículo en el diario catalán La Vanguardia.

"Esto a ERC le va a generar mucha presión", abundó el politólogo Pablo Simón en declaraciones a la AFP.

Según él, la decisión del TJUE "complica la estrategia más pactista de ERC" que, al menos en público, deberá adoptar "una posición más dura" con respecto al PSOE.

El ex vicepresidente de Cataluña y miembro electo del Parlamento, Oriol Junqueras, en el edificio del Parlamento en Madrid. Foto: AFP
El ex vicepresidente de Cataluña y miembro electo del Parlamento, Oriol Junqueras, en el edificio del Parlamento en Madrid. Foto: AFP
Puigdemont al acecho

Precisamente, ERC afronta este sábado un congreso interno en el que su estrategia pactista podría verse desafiada por los sectores más radicales del partido.

Esta presión se añade a la ejercida por Carles Puigdemont, rival de Junqueras y opuesto a facilitar la investidura de Sánchez.

El ex presidente catalán, residente en Bélgica y reclamado por España para ser juzgado por los mismos hechos que Junqueras, podría salir beneficiado con la jurisprudencia del TJUE y acceder así a la Eurocámara, para la que también fue electo en mayo.

A nivel de calle tampoco ceja la presión, con una marcha convocada para este jueves por la ANC y Omnium cultural, influyentes asociaciones independentistas, en solidaridad con Junqueras y con el presidente catalán Quim Torra, recién inhabilitado un año y medio por desobediencia a la autoridad electoral.

En un tono más optimista, Berta Barbet, investigadora de la Universidad Autónoma de Barcelona, cree que pese a todo pueden salvarse las negociaciones.

“La estrategia de ERC es que el mejor escenario es con el PSOE (gobernando España), y no una repetición de elecciones”, que resultaría del fracaso de la investidura de Sánchez, dijo a la AFP.

“En ese sentido, las incoherencias sencillamente tendrán que navegarlas”, añadió Barbet, confiada en que los republicanos no pondrán sobre la mesa exigencias sobre su líder, dado que “Sánchez no puede sacar a Junqueras de prisión”.