AP. 7 febrero
El teniente coronel Alexánder Vindman prestó juramento para testificar ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el 19 de noviembre del 2019.
El teniente coronel Alexánder Vindman prestó juramento para testificar ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el 19 de noviembre del 2019.

Washington. El militar condecorado y asesor de seguridad nacional que tuvo un papel importante en el juicio político contra el presidente Donald Trump salió escoltado de la Casa Blanca el viernes, de acuerdo con su abogado, quien dijo que le pidieron abandonar la residencia en represalia por “decir la verdad”.

“La verdad le ha costado al teniente coronel Alexánder Vindman su trabajo, su carrera y su privacidad”, expresó David Pressman, su abogado, en un comunicado.

“Hizo lo que cualquier miembro de nuestro Ejército está encargado de hacer todos los días: siguió órdenes, obedeció su juramento y sirvió a su país, incluso cuando hacerlo estaba lleno de riesgos y peligro personal”, expresó Pressman. “Y por eso, el hombre más poderoso del mundo, impulsado por los que callaron, los maleables y los cómplices, ha decidido vengarse”, añadió.

La Casa Blanca no respondió a la acusación de Pressman.

“No comentamos sobre cuestiones personales”, afirmó John Ullyot, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, la rama de política exterior de la Casa Blanca en la que Vindman era un experto en relación con Ucrania.

El estatus de Vindman había sido algo incierto desde que declaró que no pensó que fuera “apropiado” para Trump “exigir que un gobierno extranjero investigara” los acuerdos del exvicepresidente Joe Biden y su hijo con la compañía energética Burisma de Ucrania.

La salida de Vindman parecía ser inminente luego de que Trump se burló de él el jueves durante la celebración de su absolución con sus simpatizantes republicanos en la residencia presidencial y el viernes manifestó que no era de su completo agrado.

“No estoy contento con él”, comentó el presidente a los reporteros en el jardín sur de la Casa Blanca. “¿Creen que debería estar contento con él? No lo estoy... Ellos van a tomar esa decisión”.

Vindman, veterano del Ejército de 20 años, vistió su uniforme lleno de medallas, entre ellas una de corazón púrpura, cuando se presentó el año pasado para lo que resultó ser una audiencia de juicio político televisada. Los partidarios de Trump plantearon interrogantes sobre la lealtad del inmigrante judío soviético a Estados Unidos y señalaron que había recibido ofertas para trabajar para el gobierno ucraniano, las cuales Vindman afirmó que rechazó.

El comunicado del abogado de Vindman no decía si sería reasignado al Departamento de Defensa, donde trabajó antes de ser asignado a la Casa Blanca.