Redacción. Hace 1 día

Una mayoría bipartidista de legisladores en la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó el miércoles para someter a juicio político a Donald Trump siete días antes del final de su mandato, convirtiéndolo en el primer presidente estadounidense en sufrir esa infamia dos veces.

Este es el texto completo de lo aprobado:

RESOLUCIÓN

Acusar a Donald John Trump, presidente de los Estados Unidos, por delitos graves y faltas.

Se resuelve,

Que Donald John Trump, presidente de Estados Unidos, sea acusado por delitos graves y faltas y que el siguiente artículo de juicio político sea presentado ante el Senado de Estados Unidos:

Artículo de acusación presentado por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América en nombre de sí misma y del pueblo de los Estados Unidos de América, contra Donald John Trump, Presidente de los Estados Unidos de América, en mantenimiento y apoyo a su acusación en su contra por delitos graves y faltas.

ARTÍCULO I: INCITACIÓN DE INSURRECCIÓN

La Constitución dispone que la Cámara de Representantes “tendrá el poder exclusivo de acusación” y que el Presidente “será destituido de su cargo por acusación y condena por traición, soborno u otros delitos graves y faltas”. Además, la sección 3 de la Decimocuarta Enmienda de la Constitución prohíbe a cualquier persona que haya “participado en una insurrección o rebelión contra” los Estados Unidos “ocupar cualquier cargo ... bajo Estados Unidos”. En su conducta mientras era presidente de los Estados Unidos, y en violación de su juramento constitucional de ejecutar fielmente el cargo de presidente de los Estados Unidos y, en la medida de sus posibilidades, preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos, y en violación de su deber constitucional de velar por que las leyes se ejecuten fielmente, Donald John Trump participó en delitos graves y faltas al incitar a la violencia contra el Gobierno de los Estados Unidos, en que:

El 6 de enero de 2021, de conformidad con la 12a Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, el Vicepresidente de los Estados Unidos, la Cámara de Representantes y el Senado se reunieron en el Capitolio de los Estados Unidos para una sesión conjunta del Congreso para contar los votos del Colegio Electoral. En los meses anteriores a la Sesión Conjunta, el presidente Trump emitió repetidamente declaraciones falsas afirmando que los resultados de las elecciones presidenciales fueron producto de un fraude generalizado y no deberían ser aceptados por el pueblo estadounidense ni certificados por funcionarios estatales o federales. Poco antes de que comenzara la sesión conjunta, el presidente Trump se dirigió a una multitud en la Elipse en Washington, DC. Allí, reiteró afirmaciones falsas de que “ganamos estas elecciones, y las ganamos de manera aplastante”. También hizo declaraciones intencionadamente que, en contexto, alentaron, y previsiblemente resultaron en, acciones ilegales en el Capitolio, como: “si no luchas como el infierno, ya no vas a tener un país”. Así incitados por el presidente Trump, miembros de la multitud a la que se había dirigido, en un intento de, entre otros objetivos, interferir con el solemne deber constitucional de la Sesión Conjunta de certificar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, violaron y vandalizaron ilegalmente el Capitolio, hirieron y destrozaron el Capitolio, mataron a personal de las fuerzas del orden público, amenazaron a miembros del Congreso, al vicepresidente y al personal del Congreso, y participaron en otros actos violentos, mortales, destructivos y sediciosos.

La conducta del presidente Trump el 6 de enero de 2021 siguió a sus esfuerzos anteriores para subvertir y obstruir la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. Esos esfuerzos anteriores incluyeron una llamada telefónica el 2 de enero de 2021, durante la cual el presidente Trump instó al secretario de estado de Georgia, Brad Raffensperger, a “encontrar” suficientes votos para revocar los resultados de las elecciones presidenciales de Georgia y amenazó al secretario Raffensperger si no lo hacía.

En todo esto, el presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno. Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro una rama del gobierno igualitaria. De ese modo, traicionó su responsabilidad como presidente, para agravio manifiesto del pueblo de los Estados Unidos.

Por lo tanto, Donald John Trump, con tal conducta, ha demostrado que seguirá siendo una amenaza para la seguridad nacional, la democracia y la Constitución si se le permite permanecer en el cargo, y ha actuado de una manera tremendamente incompatible con el autogobierno y el imperio de ley. Por lo tanto, Donald John Trump justifica la acusación y el juicio, la destitución del cargo y la descalificación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o lucro en los Estados Unidos.

(Video) La Cámara de Representantes de EE. UU. obtiene votos necesarios para acusar a Trump