AFP. 16 octubre
Una oveja pastaba en una finca al norte de Puerto Stanley, islas Malvinas, el 6 de octubre del 2019.
Una oveja pastaba en una finca al norte de Puerto Stanley, islas Malvinas, el 6 de octubre del 2019.

Puerto Stanley. Aunque estén a 12.000 kilómetros de Londres, las islas Malvinas temen los efectos del brexit, que puede golpear sus vitales industrias pesqueras y de carne, y dejar desamparada su increíble biodiversidad.

Mientras el gobierno de Boris Johnson y la Unión Europea discuten para tratar de alcanzar un acuerdo antes del 31 de octubre, los conservacionistas de este territorio en el Atlántico sur de 3.400 habitantes, conocido en inglés con el nombre de Falklands, no ocultan su preocupación.

Para ellos, el brexit puede significar la pérdida de una preciosa fuente de financiación de la Unión Europea (UE).

Esther Bertram, directora ejecutiva de la ONG Falklands Conservation, dice que Reino Unido debe asumir la responsabilidad de la vida silvestre de su territorio de ultramar, un archipiélago cuya principal isla se ubica a 470 kilómetros de las costas de Argentina, que sigue reclamando la soberanía de todo el territorio.

“No hay que olvidar que aquí está la vida silvestre más fabulosa del Reino Unido”, manifiesta. “Aquí vienen las amenazadas ballenas sei, tenemos las mayores poblaciones de albatros de ceja negra, tenemos cinco (especies de) pingüinos, elefantes marinos del sur. Es un ambiente natural extraordinario”.

Según su gobierno, cerca del 90% de la biodiversidad de Reino Unido se encuentra en territorios de ultramar.

En años recientes, las Malvinas, que cuentan con total autonomía de gobierno, han recibido unos 600.000 euros por medio del programa BEST de la UE, que apunta a la protección de ecosistemas en regiones remotas y países y territorios europeos de ultramar.

Bertram, de 45 años, se pregunta cómo se compensará tal déficit tras el brexit.

“No ha habido ninguna garantía de que en el futuro podamos tener acceso a la financiación de la UE. Creemos que el Gobierno de Reino Unido tiene un compromiso con su biodiversidad en los territorios de ultramar tanto como en cualquier otro lugar”, afirma.

¿Golpe a la economía?

Las dos principales industrias en las Malvinas -la pesca y la carne- podrían verse afectadas negativamente por un brexit sin acuerdo o incluso con un mal acuerdo, afirma Leona Roberts, una de las ocho integrantes de la Asamblea Legislativa de las Malvinas.

La pesca representó el 43% del producto interno bruto (PIB) de las Malvinas entre el 2007 y el 2016, y el 89% de las exportaciones pesqueras en el 2018 se hicieron a la UE.

“Actualmente nos beneficiamos de una exención de aranceles y de cuotas, y si esto cambia, estaríamos en una situación muy difícil con una caída considerable de los ingresos del gobierno”, indica Roberts.

En las Malvinas también le temen al 'brexit'

Los aranceles de la Organización Mundial del Comercio (OMC) varían del 6% al 18%. El gobierno malvinense estima que una salida sin acuerdo sería equivalente a una caída del 16% en las ganancias pesqueras.

La industria de la carne, que depende principalmente de fincas familiares, también podría sufrir un impacto significativo, aunque la mayoría de la carne de res y cordero de las Malvinas se envía a Reino Unido.

"Existe un potencial efecto colateral allí si se introducen aranceles y cuotas", explica Roberts.

Si se vende menos carne producida por Reino Unido a países de la UE, va a ser necesario importar una cantidad menor de las Malvinas, lo que supone “el riesgo de pérdida de empleos”, agrega.

El Gobierno de las Malvinas calcula que en este sector las pérdidas anuales podrían alcanzar hasta 30%.

Los habitantes del archipiélago no pudieron votar en el referendo del brexit. Las islas no forman parte de Reino Unido, y por lo tanto tampoco de la UE, pero como territorio de ultramar se benefician de la unión aduanera.

Productos británicos en un supermercado en Puerto ntaley, islas Malvinas.
Productos británicos en un supermercado en Puerto ntaley, islas Malvinas.

Otro sector productivo, el de lana virgen, parece menos amenazado al tratarse de un segmento no gravado, señala Keith Alazia, gerente de la granja Goose’s Green, ubicada en la isla Gran Malvina y una de las 92 fincas que albergan en las islas a medio millón de ovejas.

Pero los malvinenses tienen también otras preocupaciones. "Se dice que (...) nuestras medicinas van a ser más caras", comenta Joanne Baigorri, de 27 años y empleada del único banco local.

Gabi McRae, una chilena que trabaja en Falkland Islands Meat Company, dice ya haber notado el efecto de una libra más débil.

"Hace unos pocos años, cuando cambiaba, una libra era igual a 1.000 pesos chilenos. Ahora son solo 600-700", cuenta esta mujer de 31 años.

Roberts, sin embargo, siente que pase lo que pase, el “pragmatismo natural y el espíritu solidario” de los isleños los ayudará a encontrar una manera de sobrevivir.

Pingüinos rey, una de las especies presentes en el archipiélago de las Malvinas, en el Atlántico sur.
Pingüinos rey, una de las especies presentes en el archipiélago de las Malvinas, en el Atlántico sur.