7 junio, 2004
 Un seguidor del presidente Hugo Chávez le gritó ayer a periodistas frente a un afiche del mandatario venezolano, durante una multitudinaria marcha en apoyo al líder en las calles de Caracas, que arrancó la campaña contra el referendo revocatorio del mandato de Chávez. Rechazo. | AP /LA NACIÓN
Un seguidor del presidente Hugo Chávez le gritó ayer a periodistas frente a un afiche del mandatario venezolano, durante una multitudinaria marcha en apoyo al líder en las calles de Caracas, que arrancó la campaña contra el referendo revocatorio del mandato de Chávez. Rechazo. | AP /LA NACIÓN

Cientos de miles de partidarios del presidente Hugo Chávez tomaron ayer las calles de Caracas en el arranque de la campaña electoral del gobernante, de cara a la convocatoria de referendo revocatorio que enfrentará en agosto y que él dice que ganará.

La masiva movilización, que siguió a la que en la víspera realizó la oposición a Chávez, salió desde varios puntos de la capital venezolana para concentrarse en la céntrica avenida Bolívar.

“¡Uuh, ah, Chávez no se va...!”, cantaron a coro los manifestantes, muchos de los cuales izaron banderas rojas y tricolores de Venezuela, el principal abastecedor de crudo a Estados Unidos.

Otros ondearon carteles con imágenes del guerrillero Ernesto Che Guevara, así como propaganda de las distintas misiones de salud, educación y vivienda que ha impulsado el gobierno del militar retirado de discurso izquierdista.

Chávez, quien en abril del 2002 sobrevivió a un golpe militar y posteriormente a un paro opositor de dos meses, se prepara para ir a un referendo sobre su gestión de más de cinco años, luego que el jueves el poder electoral anunció que los opositores al líder consiguieron las firmas suficientes para llamar a la consulta contemplada en la Constitución.

“Nosotros siempre hemos sido un pueblo de retos y de desafíos y aquí estamos aceptando un reto más, un desafío más”, dijo Chávez a la multitud . “¡Síganme pues, a la batalla, a la victoria!”, agregó.

Chávez triunfalista

Vistiendo camisa y boina rojas, el Presidente, que es acusado por sus adversarios de ser un dictador en ciernes, afirmó que su campaña electoral se enrumba al referendo ratificatorio del proyecto político que él impulsa y por el que llegó al poder en 1998 y fue relegitimado en el 2000.

También advirtió a la oposición y a “sus amos extranjeros” que la derrota que les propinará en la consulta quedará escrita con letras imborrables en la historia de Venezuela.

Chávez ha acusado al Gobierno estadounidense de inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela y de haber apoyado el golpe que lo derrocó por 48 horas.

Washington, que ha negado dichas acusaciones, respalda la realización del referendo.

“Vengo a marchar para respaldar al Presidente y a toda su obra”, enfatizó Carmen Victoria Hernández.

A su alrededor, otros seguidores gritaban que no se dejarían arrebatar la soberanía y la democracia.

La mayor expectativa de los venezolanos se centra en que el Consejo Nacional Electoral (CNE) tiene previsto fijar probablemente hoy la fecha para el referendo, tema clave ya que si se realiza luego del 19 de agosto el vicepresidente asumiría el mando hasta las elecciones de diciembre del 2006.

Para sacar del poder a Chávez se requiere del voto de al menos 3,8 millones de personas.