AP. 17 junio
El papa Francisco estuvo el domingo 16 de junio del 2019 en la catedral de Camerino, Italia, como parte de una visita por la diócesis de Camerino-San Severino Marche, afectada por un terremoto en agosto del 2016.
El papa Francisco estuvo el domingo 16 de junio del 2019 en la catedral de Camerino, Italia, como parte de una visita por la diócesis de Camerino-San Severino Marche, afectada por un terremoto en agosto del 2016.

Ciudad del Vaticano. El Vaticano abrió oficialmente el lunes el debate sobre permitir la ordenación de hombres casados como sacerdotes en zonas remotas de la Amazonia, donde hay tan pocos que los feligreses pueden pasar semanas o meses sin ir a misa.

La propuesta estaba en un documento de trabajo publicado el lunes, en preparación de una cumbre de obispos suramericanos en la Amazonia convocada para octubre.

El documento, preparado por el Vaticano basándose en propuestas de la región, afirma que el celibato es un don para la Iglesia. Pero sugiere que la institución estudie “la posibilidad de la ordenación de sacerdotes para hombres mayores, preferiblemente indígenas y respetados y aceptados por sus comunidades, incluso si tienen familias estables, para las zonas más remotas de la región”.

La idea de la ordenación de los llamados viri probati –los hombres casados que prueban su virtud– ha rondado durante décadas en el Vaticano para afrontar una escasez de sacerdotes y una disminución en la vocación en general. Pero ha vuelto a llamar la atención durante el papado de Francisco, gracias a su familiaridad con los desafíos que enfrentan las iglesias en la Amazonia.

La reunión que se llevará a cabo del 6 al 27 de octubre sobre las necesidades sacramentales y ambientales de la Amazonia juntará a sacerdotes de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela.

Los sacerdotes de Brasil han presionado desde hace tiempo a la iglesia para que considere la ordenación de viri probati en las zonas más alejadas de la Amazonia, donde se estima que hay un sacerdote por cada 10.000 católicos.

La cuestión del celibato ha sido un pilar en el debate católico dado que es una disciplina, no una doctrina, y por ende puede cambiar. La Iglesia ha tenido esa tradición desde el siglo XI, impuesta en parte para que se ahorrara la carga financiera de mantener a grandes familias y para garantizar que cualquier posesión del sacerdote pasara a la Iglesia, y no a sus herederos.

Los partidarios de la flexibilización de la regla dicen que más hombres considerarían una vocación al sacerdocio si pudieran casarse, una solución segura a la disminución de los sacerdotes a nivel mundial.

Los detractores señalan que dicha flexibilización para la Amazonia generará peticiones para que se haga lo mismo en otras partes. Actualmente, se permite la ordenación de los hombres casados en la Iglesia católica oriental y aquellos que hayan contraído matrimonio y que se convierten de iglesias protestantes pueden ser sacerdotes católicos.

Además de la ordenación de hombres casados, el documento solicitó al sínodo a identificar “el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a las mujeres”.

Señaló que se debe garantizar que las mujeres, que ya tengan papeles importantes en las comunidades indígenas, representen una posición de liderazgo. Pero se abstuvo de recomendar un debate sobre si se debiese permitir la ordenación de las mujeres como diáconos.