AFP. 13 septiembre
Parte de los restos humanos que estaban enterrados debajo de un baño de una mansión que perteneció al exdictador paraguayo Alfredo Stroessner.
Parte de los restos humanos que estaban enterrados debajo de un baño de una mansión que perteneció al exdictador paraguayo Alfredo Stroessner.

Asunción. El hallazgo de tres cráneos y otros restos humanos enterrados debajo del baño de una mansión del general Alfredo Stroesner conmociona a Paraguay y las autoridades investigan si corresponden a cuerpos de los más de 400 desaparecidos de la dictadura más larga de Suramérica.

Conocida como “la casa de Stroessner” o “la mansión del horror”, la propiedad construida en la década de 1970 se encuentra en Ciudad del Este, en la triple frontera con Brasil y Argentina, y estuvo abandonada durante muchos años, hasta la repentina irrupción de unas 180 familias “sintecho” que se instalaron allí dos semanas atrás.

“Ellos (los invasores) encontraron tres cráneos, dos fémures, un húmero y varios restos sueltos. Todo lo hemos guardado, rotulado y sellado. Se va en cadena de custodia a Asunción, a la Unidad Especializada de Derechos Humanos”, dijo Rogelio Goiburú, presidente de la Comisión de la Verdad.

Los restos fueron descubiertos debajo del piso de uno de los baños de la casa y serán sometidos a diversas pruebas de identificación por la Comisión de Verdad, Justicia y Reparación, dependiente del Ministerio de Justicia.

Los ocupantes de la mansión denuncian que habría aún más huesos, pero muchos son de animales, aclaró Goiburú.

“Descubrimos un túnel que está rellenado con escombros. Nos dijeron que tiene como 100 metros de longitud y que termina en una fosa donde hay más huesos”, denunció Rafael Esquivel, un exfuncionario municipal, portavoz de los ocupantes de la casa.

“Nadie sabe cuántos murieron aquí. En memoria de esos muertos estamos ocupando este lugar”, alegó.

País conmocionado

El macabro descubrimiento a inicios de setiembre conmocionó al país, 30 años después del fin de la dictadura en la que desaparecieron más de 400 personas. Se han encontrado apenas unos 40 cadáveres y solo cuatro han sido identificados.

Hasta la actualidad los principales responsables de la represión durante la dictadura (1954-1989) siguen sin ser juzgados,

"Esta propiedad pertenece legítimamente a los pobres", aseguró Esquivel.

La “mansión Stroessner” está asentada en un terreno de 30 hectáreas, al pie de un barranco rocoso que da al río Acaray frente al puente Costa Cavalcanti de la carretera que conduce a la central hidroeléctrica paraguayo-brasileña Itaipú.

Se trata de una casona semiderruida con visibles marcas de pillaje. La dictadura cayó por un cruento golpe militar y el sitio fue abandonado.

Las leyendas sobre fantasmas mantuvieron durante años alejados a los intrusos.

“De noche se escuchan de repente gritos, gemidos de criaturas, de mujeres, llantos, ruidos extraños”, afirmó Esquivel.

Goiburú, con la ayuda del Equipo Argentino de Antropología Forense, identificó hasta ahora cuatro cuerpos de desaparecidos descubiertos en el predio de un cuartel de policía, hace cuatro años.

Varios de los ocupantes de la mansión abandonada del exdictador Alfredo Stroessner participan en la excavación en busca de más restos humanos, este viernes 13 de setiembre del 2019 en iudad del este, Paraguay.
Varios de los ocupantes de la mansión abandonada del exdictador Alfredo Stroessner participan en la excavación en busca de más restos humanos, este viernes 13 de setiembre del 2019 en iudad del este, Paraguay.

Dos de ellos son argentinos: Rafael Filipazzi y José Agustín Potenza, víctimas del Plan Cóndor de intercambio de prisioneros entre las dictaduras del Cono Sur. Ambos fueron secuestrados en Montevideo, refirió.

“Mucha gente no sabe qué clase de bestia es la que nos gobernó durante 35 años”, expresó.

Stroessner murió en el exilio en Brasilia en el 2006, a la edad de 93 años, sin nunca haberse sometido a la Justicia.

En Ayolas, donde se erige la hidroeléctrica paraguayo-argentina Yacyretá (300 km al sureste), Stroessner tenía otra lujosa mansión de descanso.

‘Casas de placer’

“Tenía otras varias casas más. En realidad eran casas de placer donde llevaba a sus amigos para hacer sus fiestas y sus orgías con chiquilinas, mujeres jóvenes”, describió monseñor Mario Medina.

Conocido humanista, el obispo fue coordinador de las investigaciones oficiales sobre los muertos y desaparecidos en dictadura, condensadas en ocho volúmenes bajo el título Nunca más al terrorismo de Estado.

Debajo de este baño de una mansión abandionada del exdictador Alfredo Stroessner se hallaron tres esqueletos y otros restos humanos.
Debajo de este baño de una mansión abandionada del exdictador Alfredo Stroessner se hallaron tres esqueletos y otros restos humanos.

“Que a Stroessner le gustaban las criaturas no es ninguna leyenda. Ya estamos teniendo personas, mujeres, que se están animando a testimoniar en la Fiscalía. Están apareciendo de a poco algunas niñas que fueron violadas por Stroessner”, indicó Goiburu.

Frente a la "mansión del horror" en Ciudad del Este, con una vista privilegiada, se erige una torre en construcción del World Trade Center y otros edificios pertenecientes a multinacionales.

Ellos reflejan el paisaje del acelerado crecimiento de la cosmopolita ciudad paraguaya localizada en el polo turístico trifronterizo, dividido por el caudaloso río Paraná.