AFP y AP. 14 diciembre, 2018
Los migrantes centroamericanos, que viajan en una caravana, son detenidos por agentes de la patrulla fronteriza de Estados Unidos, el 13 de diciembre del 2018. Foto: AFP
Los migrantes centroamericanos, que viajan en una caravana, son detenidos por agentes de la patrulla fronteriza de Estados Unidos, el 13 de diciembre del 2018. Foto: AFP

Washington. Una guatemalteca de 7 años detenida por la Policía de fronteras del estado de Nuevo México falleció bajo custodia de las autoridades estadounidenses, afirmó este jueves el diario The Washington Post.

La niña, que había cruzado ilegalmente la frontera con su padre y decenas de otras personas, murió de “deshidratación y shock”, dijo el diario citando al servicio de vigilancia de fronteras de Estados Unidos (CBP).

La menor, que según el CBP supuestamente llevaba varios días sin comer ni beber, empezó a sufrir convulsiones unas ocho horas después de haber sido detenida y fue enviada por aire a un hospital en donde murió, indicó el diario.

Los servicios de emergencia constataron que la temperatura de la niña alcanzaba 41º C, añadió el periódico.

Una funcionaria de la Cancillería guatemalteca identificó a la niña como Jackeline Caal.

Los resultados de la autopsia tardarán varias semanas, dijeron funcionarios.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos lamentó lo sucedido.

“De parte del Departamento de Seguridad Nacional, nuestras más sinceras condolencias a la familia de la niña” dijo en un comunicado el Departamento, al que está adscrito la Patrulla Fronteriza.

El padre se encuentra en El Paso, Texas, esperando reunirse con representantes del consulado de Guatemala, según el periódico que cita al CBP que investiga el caso.

El gobierno guatemalteco manifestó que no se han determinado las causas de la muerte de la niña, porque aún se realizan peritajes por forenses estadounidenses.

Según la oficial de la Cancillería, la niña no formaba parte de la caravana de migrantes centroamericanos que cruzó Guatemala y México en busca de llegar a Estados Unidos entre octubre y noviembre pasados.

El cuerpo de la menor aún no ha sido repatriado a Guatemala.

Política antimigratoria

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha hecho de su tolerancia cero a la inmigración uno de los ejes de su agenda, lo que le valen acerbas críticas y acusaciones de que demoniza a los migrantes con el afán de obtener réditos políticos.

Una caravana de miles de migrantes centroamericanos concentró la atención. Los migrantes llegaron hasta Tijuana, en México, justo al sur de San Diego, California, en un desafío a Trump que denuncia una "invasión".

Sin embargo, los migrantes, que huyen de la pobreza y la violencia de las maras, arriesgan su vida en peligrosos cruces por Nuevo México, Texas y Arizona, para llegar a Estados Unidos.

El CBP expresó su pésame por la muerte de la niña, según el periódico.

“Los guardias de frontera hicieron todo lo posible para salvar a la niña”, declaró al periódico el vocero del CBP, Andrew Meehan.

"Como padres y madres, hermanos y hermanas, nos identificamos con el fallecimiento de cualquier niño", dijo.

Para contener a los migrantes, el presidente Trump quiere construir un muro en la frontera con México, ordenó el despliegue de miles de tropas y separó a más de 2.000 niños migrantes de sus padres en el marco de la política de “tolerancia cero” con la inmigración ilegal.