AFP. Hace 1 día
La tigresa blanca Nieve en el Zoológico Nacional, en Masaya, Nicaragua. Foto: AFP
La tigresa blanca Nieve en el Zoológico Nacional, en Masaya, Nicaragua. Foto: AFP

Managua. La consentida Nieve, una tigresa blanca que nació a fines de diciembre en el Zoológico Nacional de Nicaragua, murió este miércoles. El suero y el cariño humano no pudieron con sus problemas respiratorios y la falta del amor de su madre.

“Amigos, con mucha tristeza quiero comunicarles que falleció la trigrita blanca que había nacido el 29 de diciembre del año pasado”, anunció conmovido el director del Zoológico, el veterinario Eduardo Sacasa, en un video que difundió en las redes.

“Nació un poquito enferma, con un catarrito; lo comenzamos a combatir con antibióticos, se mejoró un poquito, pero este último día amaneció un poco más decaída y tuvimos que ponerle suero, estuvimos poniendo oxígeno”, explicó el veterinario.

“Ya en la madrugada estábamos viendo que se estaba muriendo”, agregó Sacasa. Su esposa, Marina Argüello, quien ayuda a administrar el centro, pasó la madrugada entera sosteniendo a Nieve en sus brazos mientras le administraban oxígeno.

Nieve nació con un peso de 954 gramos y era hija de dos tigres de Bengala de pelaje amarillo y negro. Su madre, una tigresa de 272 kilogramos de peso, rescatada tras ser abandonada por un circo, se negó a criarla.

“Como la cría no mamó el calostro (primera leche materna tras dar a luz), tenía problemas de respiración y un leve catarro”, indico Sacasa a la AFP días después de que “Nieve” nació.

Para evitar que la pequeña tigresa fuese lastimada por su madre, Sacasa y su esposa asumieron el cuidado.

En su casa, Marina le suministraba cada tres horas su biberón con leche especial, mientras la colocaba en su regazo para darle palmaditas en el lomo después de beber su alimento y la arrullaba en su silla mecedora.

La historia de Nieve se viralizó en las redes sociales. Era la primera vez que nacía en Nicaragua una cría blanca. Más de 20 cachorros de jaguar, monos y otras especies han sido cuidados por Marina en el Zoológico nicaragüense, ubicado a 20 km al sureste de Managua.

El tigre blanco es un ejemplar de tigre (Panthera tigris) pero con una condición genética que le cambia el color al pelaje. El tigre figura como una especie en peligro de extinción en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Su muerte “es un gran dolor para Marina y para mí, nos duele muchísimo esto porque nos entregamos con mucho cariño, amor”, expresó Sacasa, para luego despedirse de Nieve con un beso.