El País de Uruguay / GDA. 14 febrero

Hace 25 años, Lorena Bobbitt fue violada por su marido, John Wayne Bobbit, una vez más. Sin embargo fue la última vez, porque la mujer de origen ecuatoriano le cortó el pene.

Entrevistada por la señal estadounidense Telemundo 52, Lorena Gallo (su apellido de soltera) habló sobre su relación de noviazgo: Bobbitt “había sido muy honesto, era muy atractivo, pensaba que era una persona muy pasiva, pero nunca vi algo de lo que le dicen las banderas rojas, no dije ‘esto va a ser abusivo durante mi matrimonio’. Por lo general el me decía ‘perdóname’ y yo lo perdonaba, pensaba ‘esto va a pasar’ y nunca pasaba”.

El primer caso de violencia que recordó en la entrevista ocurrió el mismo día en que contrajeron matrimonio, cuando ella tenía 22 años: “Fuimos al juez y nos casamos, yo recibí mi cheque y fuimos a almorzar a un restaurante. Él quería ir a un bar a beber, yo no estaba en condiciones de seguir derrochando dinero porque estábamos empezando nuestro matrimonio. Él siguió tomando hasta que se emborrachó. Íbamos por la autopista, él estaba intoxicadísimo del alcohol y estaba manejando muy rápido. Esa fue la primera vez que me pegó”.

(Video) Mujer que le cortó el pene a su marido rompió el silencio 25 años después

Lorena recordó que sufría distintos tipos de violencia por parte de su marido. “Sentía que no sabía cómo reaccionar o a dónde ir. Estaba aislada de mucha gente, sentía como si no estuviera en mi propio hogar, era como estar encarcelada. Los maltratos no son solamente físicos”, aseguró.

Consultada sobre si volvería a cortarle el pene a su marido, la mujer manifestó: “La reacción que tuve fue muy traumática, yo no estaba en mi mente, estaba psicológicamente destruida. No pude pensar en esa reacción. No pude tener control cuando hice esta acción. Entonces no puedo responder una pregunta así, porque en realidad no estaba mentalmente en una condición normal”.

Al ser preguntada sobre qué le diría hoy a la Lorena Gallo de hace 25 años, la mujer respondió: “Ahora le diría que hay muchos recursos donde puede salir a buscarlos. Le diría que no tiene que sufrirlo en silencio, que ahora tenemos voces más fuertes y que el estigma de ser una víctima de violencia doméstica poco a poco se está acabando. No tenemos que estar calladas más, hay fuerza en nuestras voces y hay más recursos que pueden ayudar a la víctima, que no tiene que sufrir solas, no están solas”.

Este es el cuchillo utilizado por Lorena Bobbitt para cortar el pene a su marido.
Este es el cuchillo utilizado por Lorena Bobbitt para cortar el pene a su marido.
¿Qué pasó en 1993?

El 23 de junio de 1993, hacía cuatro días que la pareja había cumplido cuatro años de casados. John Wayne Bobbitt llegó a su casa borracho y, según la denuncia, violó a su esposa Lorena. Según ella, no era la primera vez que lo hacía, pero sí la última.

La mujer se levantó a la cocina a tomar agua, vio un cuchillo y los recuerdos regresaron a su mente: la vez que la obligó a abortar, las amenazas y los golpes, las violaciones. Regresó a la habitación, destapó la sábana y cortó el miembro de John.

La mujer se dio a la fuga en su auto y tiró el pene de Bobbitt en un terreno junto a un supermercado de la zona de Manassas (Virginia), donde vivían.

Se desarrollaron dos juicios en paralelos, uno contra Lorena por castración con alevosía y otro contra John por abusos y malos tratos.

"Pese a que él cambió cuatro veces su versión de los hechos fue declarado, sin muchas trabas ‘no culpable’”, informó El Universal. “Mientras, en el otro juicio, el fiscal pedía que se dictaran 20 años de prisión en contra de ella, pero luego de 7 horas de deliberación su defensa pudo argumentar y lograr que se le declarara inocente, tras señalar los maltratos que había recibido (la enajenación mental transitoria fruto del trauma) y que dos días antes del ataque ella había solicitado una orden de alejamiento”. Por tanto, fue declarada “no culpable”.

El después del corte

Finalizados los juicios, Lorena se sumergió en el anonimato. Se casó de nuevo (lleva 14 años de matrimonio) y tuvo una hija que actualmente tiene 12 años. En 2007 creó la fundación Lorena’s Red Wagon, para ayudar a víctimas de maltrato.

John, en tanto, se operó para reimplantarse el pene, se convirtió en actor porno y la película “John Wayne Bobbitt: sin cortes” se convirtió en una de las más vendidas en la historia de esta industria. Se volvió a casar y se divorció luego de ser acusado de maltrato por su pareja de ese momento. Antes, había sido detenido por golpear a una stripper en Las Vegas.

John Bobbitt filmó una película porno tras el suceso.
John Bobbitt filmó una película porno tras el suceso.

En mayo de 2009 John Wayne Bobbitt y Lorena Gallo se volvieron a encontrar en el programa The Insider, en el que protagonizaron una especie de “terapia”.

Ella le echó en cara: “Me sometiste a cosas horribles y dolorosas que me volvieron loca. Ninguna mujer debería sufrir lo que yo sufrí”. Él replicó: “La verdad es que nunca entendí que fueras tan sensible, te tomas las cosas demasiado en serio”.

“Lamento mi forma de ser en aquella época, era un imbécil y fracasé a la hora de quererte como te merecías”, agregó John en el programa.

Lo que más le duele, aseguró, es que ella nunca le pidiera perdón.

Sin embargo, dice no tener malos deseos contra su expareja al asegurar: “No culpo a Lorena. Ambos nos herimos el uno al otro. Le deseo lo mejor”.

En una entrevista con Steve Harvey, en 2014, Lorena volvió a hablar sobre el episodio más público de su vida. “Me encontré a mí misma en la calle con el pene en una mano y el cuchillo en la otra. Así que, esas cosas pasan. Estoy aquí para decirle a todo el mundo qué ocurre cuando una mujer es abusada por un hombre”.