AFP. 18 junio
Migrantes llegaron a Ciudad Hidalgo, México, procedentes de Tecún Umán, Guatemala, luego de cruzar el río Suchiate, este martes 18 de junio del 2019.
Migrantes llegaron a Ciudad Hidalgo, México, procedentes de Tecún Umán, Guatemala, luego de cruzar el río Suchiate, este martes 18 de junio del 2019.

Ciudad de Guatemala. El ministro del Interior de Guatemala, Enrique Degenhart, anunció este martes que el país hará pruebas de ADN a menores migrantes, como parte de las acciones conjuntas con Estados Unidos para contener las oleadas migratorias desde América Central.

El funcionario dijo que esta semana viajará con un equipo a Estados Unidos para conocer el sistema de pruebas de ADN.

“Vamos a (...) conocer la tecnología de uso de ADN en pruebas rápidas para asegurarnos de que a los menores de edad no se los lleven robados, secuestrados o alquilados en una ruta tan peligrosa como la ruta migratoria”, manifestó Degenhart.

En mayo, los gobiernos de Guatemala y Estados Unidos firmaron un convenio para frenar la migración ilegal y atacar las estructuras del tráfico de personas, tras la salida desde octubre de miles de migrantes en caravanas que han provocado una crisis en la región.

El ministro agregó que trabaja en la posibilidad de que Guatemala se convierta en un "tercer país seguro" para acoger a migrantes mientras resuelven su petición de asilo a Estados Unidos, según lo reveló en Twitter el presidente estadounidense, Donald Trump.

Degenhart indicó que Guatemala actualmente "no tiene la totalidad de los recursos" para recibir a los migrantes bajo esa figura, por lo que Estados Unidos "está viabilizando ese apoyo".

El ministro señaló que conversó con autoridades del norte de Centroamérica para “asegurar el cumplimiento de los objetivos” del convenio CA4, que permite a las personas de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua desplazarse en esos países solo con un documento de identidad o pasaporte para menores.

"El CA4 no fue diseñado para que fuera utilizado por caravanas masivas. Las estructuras criminales se aprovechan de ese tipo de acuerdos, que son buenos acuerdos, para hacer sus operaciones criminales", agregó.

Miles de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños han salido en caravanas migratorias a Estados Unidos, empujados principalmente por la pobreza y la violencia que impera en los tres países centroamericanos.