AFP. 12 septiembre
El obispo de Trier, Stephan Ackermann presentó este miércoles 12 de setiembre del 2018 la nueva guía de la Iglesia católica alemana sobre el tratamiento de los casos de abusos sexuales.
El obispo de Trier, Stephan Ackermann presentó este miércoles 12 de setiembre del 2018 la nueva guía de la Iglesia católica alemana sobre el tratamiento de los casos de abusos sexuales.

Berlín. La Iglesia católica alemana se declaró este miércoles “consternada y avergonzada” tras la filtración de un estudio que revela que miles de niños sufrieron abusos sexuales a manos de sacerdotes entre 1946 y el 2014.

“Somos conscientes de la amplitud de los abusos sexuales que demuestra el estudio. Nos sentimos consternados y avergonzados por ello”, declaró el obispo Stephan Ackermann en nombre de la Conferencia Episcopal.

El informe pretende echar "más claridad y transparencia sobre esta página oscura de la historia de la Iglesia" dijo el obispo.

Sin embargo, Ackerman criticó la filtración del documento, encargado por la Iglesia hace cuatro años, antes de su presentación en la conferencia programada para el 25 de setiembre en Fulda, al alegar que los miembros de esta asamblea “no fueron informados del estudio en su conjunto”. Y que la filtración es “un duro golpe para las víctimas de abuso sexual”.

Al menos 3.677 niños, en su mayoría varones menores de 13 años, fueron víctimas de abusos sexuales por parte de 1.670 clérigos, revelaron los semanarios Spiegel y Die Zeit.

Durante tres años y medio, un grupo de investigadores de las universidades de Mannheim, Heidelberg y Giessen examinó 38.000 legajos y manuscritos provenientes de 27 diócesis alemanas y transmitidos por la Iglesia. No obstante, no tuvieron acceso directo a los archivos.

El logotipo del coro infantil Regensburger Domspatzen impreso en un ventanal del colegio de esa institución en la ciudad alemana de Regensburg.
El logotipo del coro infantil Regensburger Domspatzen impreso en un ventanal del colegio de esa institución en la ciudad alemana de Regensburg.

Según el informe, durante décadas la Iglesia ha "destruido o manipulado" numerosos documentos vinculados a los sospechosos, y ha "minimizado" la gravedad y la amplitud de los hechos.

En este contexto, el papa Francisco convocó para febrero del 2019 a una reunión en el Vaticano de todos los presidentes de conferencias episcopales para tratar el tema de “la protección de los menores”, se anunció este miércoles.

En Alemania, además, en el 2017, se dio a conocer un informe según el cual al menos 547 niños del famoso coro católico de Ratisbona fueron víctimas de sevicias entre 1945 y 1992.

En este caso, el hermano del expapa Benedicto XVI, Georg Ratzinger, y el cardenal Gerhard Ludwig Müller, exjefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, destituidos en el 2017 por Francisco, están indirectamente implicados.

El papa Benedicto XVI asistió a un concierto del coro infantil Regensburger Domspatzen, el 22 de octubre del 2005, en compañía de su hermano, Georg Ratzinger (centro, negro). Fue en la Capilla Sixtina, en la Ciudad del Vaticano.
El papa Benedicto XVI asistió a un concierto del coro infantil Regensburger Domspatzen, el 22 de octubre del 2005, en compañía de su hermano, Georg Ratzinger (centro, negro). Fue en la Capilla Sixtina, en la Ciudad del Vaticano.

El obispo Georg Ratzinger, quien dirigió entre 1964 y 1994 este coro milenario de niños cantores, adujo que no estaba al corriente de los abusos sexuales. Pero para el abogado de las víctimas, Ulrich Weber, “hizo la vista gorda” e hizo prevalecer una “cultura del silencio”.