12 mayo, 2011

Jerusalén. EFE El dirigente de Hamás, Mahmud A-Zahar, expresó ayer que el movimiento islamista palestino está dispuesto a aceptar el establecimiento de un Estado de Palestina en las fronteras de 1967, aunque subrayó que nunca reconocerá al Estado de Israel.

Así lo dijo a la radio de la agencia palestina Maan , donde afirmó que cualquier reconocimiento del Estado judío podría “suspender el derecho para las futuras generaciones de liberar las tierras”.

A-Zahar insistió en que reconocer a Israel podría poner en peligro el derecho al retorno de los refugiados palestinos: “¿Cuál será la suerte de cinco millones de palestinos en la diáspora?”, se preguntó.

Sus declaraciones se producen en medio de los esfuerzos para la formación de un gobierno de unidad nacional que incluya a miembros de Hamás y del movimiento nacionalista Fatá, después del acuerdo de reconciliación que rubricaron las dos facciones, hasta ahora enemigas, la semana pasada en la capital de Egipto, El Cairo.

En los últimos años diversos líderes de Hamás se han mostrado dispuestos a aceptar la creación de un Estado palestino en sus fronteras internacionalmente reconocidas; es decir, en los territorios que Israel ocupa desde 1967 (Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este) y una tregua de larga duración con Israel, aunque sin reconocimiento.

Conocido por ser fundador de Hamás y miembro del sector más intransigente, A-Zahar dijo que su movimiento estaba dispuesto a reconocer un Estado palestino “en cualquier parte de Palestina”.

También se refirió al futuro de la actual tregua con Israel y confirmó que Hamás seguirá respetándola Con todo, matizó que la tregua “forma parte de la resistencia” y que “la tregua no es la paz”.