18 noviembre, 2008

NUEVA YORK (AFP) El agravamiento de la crisis se hizo evidente el lunes con el anuncio de que el gigantesco banco estadounidense Citigroup suprimirá 50.000 empleos, mientras los fabricantes de automóviles ruegan a los gobiernos que los salven de la recesión que gana poco a poco al primer mundo.

Japón se convirtió en el último gigante económico en confirmar que ha caído en recesión, luego de Alemania y la Eurozona la semana pasada.

El banco de la Reserva Federal de Filadelfia publicó un informe señalando que los economistas interrogados "piensan que la recesión comenzó en abril de 2008 y debería durar 14 meses", hasta fines del primer semestre 2009.

El Producto Interno Bruto de Estados Unidos debería caer 2,6% en el cuarto trimestre, en ritmo anual, y aumentaría solamente 0,7% en el conjunto de 2009, según un sondeo de economistas de empresas de la asociación NABE publicado este lunes.

Citigroup anunció que la crisis financiera mundial y cuatro trimestres consecutivos de fuertes pérdidas le obligan a suprimir 50.000 empleos en todo el mundo, a un total de 300.000 personas, y que seguirá recortando personal.

Mientras, el secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, informó al Wall Street Journal que frenará la utilización de los 700.000 millones de dólares que autorizó el Congreso para estabilizar el sistema financiero norteamericano hasta que asuma el nuevo presidente Barack Obama el 20 de enero.

" AFP Barroso: la crisis requiere "medidas excepcionales"   El primer ministro británico Gordon Brown (I) y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, durante una conferencia de prensa conjunta, en Londres, el 17 de noviembre de 2008. Barroso indicó entonces que la crisis económica requiere la adopción de "medidas excepcionales" y "coordinadas", y subrayó que los países deben "nadar juntos" para evitar "hundirse juntos". Quiero preservar el poder de fuego, la flexibilidad que tenemos ahora y la que tendrán los que vengan después de nosotros", destacó Paulson. Como ya el Tesoro dispuso de 290.000 millones, le quedarían al gobierno de Obama unos 410.000 millones.

Además de ese plan de rescate, los demócratas se preparan para pedir en el Congreso una ayuda adicional de 25.000 millones de dólares para la industria automovilística, aunque la Casa Blanca advirtió que los fabricantes de coches deben conformarse con la ayuda ya concedida.

"El gobierno no desea que los constructores automovilísticos estadounidenses quiebren", subrayó Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca. Pero abrir el paquete de rescate bancario del gobierno a otros sectores es "un camino peligroso", estimó. "Si los fabricantes de automóviles reciben asistencia del programa TARP (rescate financiero), otras industrias seguirán", sostuvo.

Del otro lado del Atlántico, los desesperados ejecutivos del fabricante de coches alemán Opel, cuya casa matriz, General Motors, se encuentra al borde de la quiebra, pidieron este lunes ayuda a la canciller Angela Merkel.

Las principales bolsas mundiales reaccionaron con poco entusiasmo a la cumbre del G20 en Washington el fin de semana, convocada para hacer frente a la crisis provocada por la explosión de los créditos hipotecarios de riesgo en Estados Unidos ("subprime").

La Bolsa de Nueva York terminó en baja, en un mercado decepcionado por la ausencia de medidas concretas para enfrentar la crisis en la cumbre del G20: el Dow Jones perdió 2,63% y el Nasdaq 2,29%.

Las plazas de América Latina siguieron al tendencia de Wall Street, la Bolsa de Sao Paulo perdió 0,20%, Buenos Aires 3,29% y Santiago 0,75%.

La Bolsa de Fráncfort perdió un 3,25% al cierre, la de Londres un 2,38% y París un 3,32%. La Bolsa de Madrid retrocedió un 3,37%.

La Bolsa de Tokio cerró en alza de 0,71%, pese a cifras que muestran que Japón entró en recesión por primera vez en siete años.

La Bolsa de Shanghai también subió un 2,22% debido a la esperanza de que China adopte nuevas medidas para sostener los mercados y luego de promesas de masivas inyecciones de efectivo para dos grandes aerolíneas.

Pero Hong Kong, que también cayó en recesión, perdió un 0,1%. La Bolsa de Sidney cayó un 2,5%, Seúl un 0,9%, Taipei un 0,29% y Singapur un 0,53%.

El G20, que une a países industrializados y emergentes, no anunció medidas específicas, como paquetes de estímulo coordinados.

"En medio de una crisis de emergencia, tener un comunicado que dice 'Cooperaremos unos con otros' no quiere decir nada", estimó Daisuke Uno, estratega jefe de Sumitomo Mitsui Banking Corp.

Las malas noticias económicas no aflojaron.

Datos oficiales señalaron que Japón, la segunda economía mundial, se contrajo un 0,1% en el tercer trimestre.

El Banco de Francia predijo que la economía francesa se contraería un 0,5% en el último trimestre del año, con lo cual el crecimiento anual quedaría en apenas 0,9%.

Francia escapó por poco a la recesión con un crecimiento de 0,1% en el tercer trimestre, luego de que su economía se contrajera un 0,3% en el segundo trimestre del año.

La Confederación de la Industria Británica (CBI), una organización patronal, alertó que una recesión en Gran Bretaña sería más larga y profunda de lo previsto hace tan sólo dos meses, antes de comenzar una "lenta recuperación" en 2010.

Con tres economías de la Eurozona ya en recesión -Alemania, la mayor de Europa, Italia e Irlanda- el presidente de la Comisión Europea sostuvo que Europa necesita adoptar un plan de estímulos fiscales a nivel continental ya que "momentos excepcionales" requieren "medidas excepcionales".

© 2008 AFP