Corte mexicana respalda a militares despedidos por VIH

Inédito fallo estableció que efectivos fueron discriminados

México D. F. Reuters. La Corte Suprema de Justicia mexicana ordenó ayer reincorporar a militares que fueron dados de baja de las fuerzas armadas por tener VIH, en un inédito fallo que estableció que los efectivos fueron discriminados y abriría las puertas para nuevas denuncias.

La Corte consideró inconstitucional un artículo de la ley del Instituto de Seguridad Social de las fuerzas armadas que faculta al ejército y a la marina a dar de baja “por inutilidad” a efectivos que contraigan el virus.

Después de un extenso debate, el tribunal revisó los primeros cinco casos de 11 militares que interpusieron amparos en los últimos tres años bajo el argumento de que la ley castrense permite que se les discrimine, luego de haber sido dados de baja por haber contraído en funciones el VIH.

“Todos los que nos manifestamos por la inconstitucionalidad de este precepto hemos señalado que viola las garantías de no discriminación y de igualdad”, de la Constitución, dijo el presidente de la Corte, Guillermo Ortiz Mayagoitia.

El Ejército y la marina podrán seguir dando de baja a portadores del VIH, incluyendo a los militares que presentaron los recursos, pero solo cuando exista un dictamen médico que compruebe que están inhabilitados para el servicio activo y no solo por ser portadores del virus que ocasiona el sida.

No debe ser automático. “Realmente lo que se resolvió es lo siguiente, para ponerlo en palabras muy simples: no procede en automático la causal de retiro de las fuerzas armadas, sea Ejército o Marina, por el solo hecho de estar infectado de VIH”, dijo en conferencia de prensa el ministro José Ramón Cossío Díaz.

Ocho de los once magistrados consideraron la medida de las fuerzas armadas discriminatoria, después de que México aprobó en el año 2003 una ley contra la discriminación.

Una fuente de la Corte dijo que el fallo implica que jueces en todo el país deberán tomar en cuenta este criterio si reciben amparos de militares portadores del VIH.

En cuatro de los cinco casos analizados el martes, los magistrados decidieron que los militares sean reinstalados en las fuerzas armadas.

En el restante, el militar ya falleció, pero el tribunal ordenó a las autoridades castrenses que indemnicen monetariamente a su familia.

Se estima que unos 300 miembros de las fuerzas armadas habrían sido dados de baja en el país por tener VIH, según medios de prensa locales.

Los otros seis casos serán analizados por la Corte en su sesión del jueves y se espera que también se decida la reincorporación de los militares.

La ley castrense en cuestión establece una lista de más de 200 enfermedades contraídas en servicio que, de afectar al militar por más de seis meses, provocan su baja del ejército o la marina.

El subsecretario de Salud, Mauricio Hernández, fue citado el martes por el diario El Universal diciendo que una persona con VIH con un tratamiento adecuado no pone en riesgo a nadie y puede llevar una vida normal, por lo que los militares no deberían ser dados de baja solo por ser portadores del virus.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.