6 febrero, 2016

Seúl.

Corea del Norte probó un misil de intercontinental el domingo, desafiando una vez más las advertencias de la comunidad internacional, que ve con inquietud las actividades del régimen de Pyongyang que dispone de armamento nuclear.

El lanzamiento norcoreano se produjo desde la base de Dongchang-ri, en el noroeste del país, alrededor de las 9 a. m., hora local, agregó la fuente y de inmediato provocó la furibunda censura de Estados Unidos y Japón.

Corea del Norte insiste en que el lanzamiento es parte de un programa espacial exclusivamente científico, para colocar en órbita un satelite de observación terrestre.

Sin embargo, muchos países lo consideran un ensayo camuflado de un plan que busca dotar al régimen de Pyongyang de misiles intercontinentales capaces de llevar bombas atómicas hasta cualquier sitio del planeta.

Ese fue precisamente el motor oculto de la carrera espacial en las décadas del 50 y del 60 entre Estados Unidos y la disuelta Unión Soviética.

Kim Jong-Un no se ha dignado a viajar a la capital china en los cuatro años que lleva en el poder.
Kim Jong-Un no se ha dignado a viajar a la capital china en los cuatro años que lleva en el poder.

Este ensayo norcoreano es "desestabilizador y provocador", dijo en Washington la asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice.

"Los programas de misiles y armas nucleares de Corea del Norte representan serias amenazas para nuestros intereses, incluyendo la seguridad de algunos de nuestros aliados más cercanos, y socavan la paz y la seguridad en la región", agregó.

Desde Tokio el primer ministro japonés Shinzo Abe calificó el lanzamiento como "absolutamente intolerable" y una "clara violación" de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que prohibió a Pyongyang ensayar con misiles balísticos intercontinentales.

En Nueva York se informó que el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá de urgencia este domingo a puertas cerradas para analizar la situación. El encuentro fue solicitado por Estados Unidos, Corea del Sur y Japón.

La última violación norcoreana a las resoluciones de la ONU que le prohiben ensayar misiles y armas atómicas fue el ensayo nuclear norcoreano del 6 de enero.

El vuelo pre orbital fue planeado para sobrevolar el Mar Amarillo y el Mar de Filipinas. Tanto Corea del Sur como Japón había advertido que derribarían el misil si su trayectoria lo ponía en un curso de amenaza a sus respectivos países.

Etiquetado como: