9 diciembre, 2014

Jerusalén. AFP. El Gobierno de Israel reafirmó ayer su voluntad de evitar la transferencia de armas sirias al movimiento chiita libanés Hezbolá , sin confirmar si su Ejército está detrás de los ataques aéreos del domingo cerca de Damasco que el régimen sirio le atribuye.

Las autoridades sirias acusaron a Israel de llevar a cabo dos ataques aéreos contra sectores controlados por sus soldados cerca de Damasco, y denunciaron también un “apoyo directo” israelí a los rebeldes y yihadistas que luchan contra el régimen sirio de Bashar al-Asad .

“Tenemos una política de defensa intransigente que busca impedir el paso de armas sofisticadas a organizaciones terroristas”, dijo el ministro israelí de Inteligencia, Yuval Steinitz, en alusión a Hezbolá, enemigo de Israel y apoyo de Asad.

Netanyahu asistió ayer a la sesión del Parlamento israelí. | EFE
Netanyahu asistió ayer a la sesión del Parlamento israelí. | EFE

Sin embargo, el ministro no confirmó la responsabilidad de su país en los bombardeos lanzados, según Damasco, contra el aeropuerto internacional de la capital siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la Aviación israelí atacó dos depósitos militares, donde se almacenaban armas.

Para los medios israelíes, que responsabilizan al Ejército de su país de los ataques, los bombardeos tendrían consecuencias en la campaña de las elecciones legislativas anticipadas al 17 de marzo. El actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, busca revalidar el cargo.

“Damos a un ‘adulto responsable’, Bashar al-Asad, la posibilidad de decidir la agenda de las próximas elecciones”, ironizó Alex Frishman, editorialista del rotativo Yediot Aharonot .

“Mientras Israel no asuma la responsabilidad de estos bombardeos, los países atacados no podrán replicar”, dijo, por su parte, el diario Israel Hayom .

El Gobierno sirio instó a Naciones Unidas imponer sanciones a Israel por estos ataques.

La mayoría de comentaristas militares israelíes juzgan, sin embargo, poco probable unas eventuales represalias sirias o de Hezbolá contra Israel .

En Israel, el poder político es el encargado de dar el visto bueno a los ataques contra objetivos en el extranjero.