Algunas reservas internacionales se retiraron en empresas de la zona

Por: Marvin Barquero 16 abril, 2013

El retiro de algunas reservaciones importantes y la incertidumbre son los dos principales golpes que sufre el sector hotelero al sur de Limón, motivados por la supuesta inseguridad en la región.

El problema creció luego del asalto al hotel Colón Caribe, en Cahuita, 20 kilómetros al sur de Limón, el pasado 20 de marzo.

Antes de ese atraco, el 1.° de marzo un grupo armado retuvo a tres canadienses en una casa de verano en Manzanillo, Cahuita; y el 28 de febrero, cinco individuos encerraron a 18 turistas de Estados Unidos, en el hotel Samasati, en Home Creek, Cahuita.

Ante esos hechos, la empresa operadora estadounidense Caravan ya decidió desistir de Limón como destino turístico, advirtió Gustavo López, presidente de la Asociación Costarricense de Operadores de Turismo (ACOT).

Edsart Besier, dueño del hotel The Tree House Lodge, dijo que tuvo contacto con una reservación relacionada con la Corona británica.

“La gente iba a venir a partir de mañana (hoy), pero cancelaron el ingreso inmediatamente después de que se conoció lo relacionado con los hechos del Colón Caribe”, señaló ayer el empresario. Esa visita, dijo, le iba a dar una gran presencia mundial a la zona y se perdió.

Gloriana Quintanilla, de Recepción y Servicio al Cliente en el hotel Cariblue Albergue, señaló que este tema no los afecta directamente porque mantienen un buen sistema de seguridad interno. Sin embargo, agregó, la incertidumbre se puede convertir en un problema.

Menos asaltos. Celso Gamboa, viceministro de Seguridad Pública, repitió que la reducción de la cantidad de asaltos y homicidios en este año, respecto al 2012, respaldan la labor de la Policía en la provincia de Limón.

“Nuestra presencia en la provincia de Limón –aseguró– es la más intensa en todo el país”.

Besier apoyó la tesis de que en la zona se están dando “buenas cosas” . Explicó que la situación ayudó a que los empresarios se organicen. De esa manera, se recolectaron $20.000, con los cuales se van a instalar cámaras en las calles, vigiladas por la Policía. El servicio estará en uso dentro de unos 15 días.

Pablo Castillo, presidente de la Cámara de Turismo de Limón, señaló que los problemas de inseguridad no son exclusivos de Limón, sino que están en todo el país.

Añadió que él tiene cinco negocios en la zona de Limón, que no ha sufrido hasta ahora ningún problema de inseguridad y que achacar a esta el cierre de un hotel es un pretexto.

Coincidió con Aurora Gámez, del hotel Almendros y Corales, para quien hay problemas, pero como el resto del país.

El presidente municipal de Limón, José Ramón Retana, negó que el turismo se vea afectado, y dijo que todo está normal.