Cristina Fallas Villalobos. 28 noviembre, 2019

ETAfashion, cadena de moda de origen ecuatoriano, es el nuevo inquilino del antiguo edificio Lehmann, en el centro de San José, luego de presentar la mejor oferta económica y de remodelación del inmueble.

Así lo aseguró a La Nación, Francisco Vargas, miembro de la junta directiva del Hogar de Ancianos Carlos María Ulloa (propietario del edificio). Ambas partes mencionaron que el contrato de alquiler es a largo plazo, pero no detallaron de cuánto es el periodo.

(Video) ETAfashion es el nuevo inquilino del edificio Lehmann

“Recibimos tres o cuatro empresas comerciales que estaban interesadas (...). Ellos no solamente nos alivian las preocupaciones presupuestarias del Hogar sino que también nos presentaron un proyecto de intervención del edificio que superaba nuestras expectativas”, explicó Vargas.

Entre los trabajos de remodelación que asumió la empresa estuvieron el acondicionamiento eléctrico y de sistema de aguas, así como trabajos en las columnas y paredes. Todo el proceso de restauración contó con la aprobación previa y el acompañamiento del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural, indicaron los representantes de ambas organizaciones.

La cadena de moda se reservó el monto invertido en las obras de mejoramiento del inmueble.

Camila Camacho, jefa de Mercadeo de ETAfashion, explicó que este es el segundo punto de venta que tienen en Costa Rica –el primero está en Lincoln Plaza– y optaron por instalarse en el antiguo edificio de Lehmann ya que la avenida central es la más importante y donde se desarrolla gran parte del comercio del país.

“Nos sentimos afortunados de poder ser parte de este edificio histórico. Creemos que el edificio de la mano con la moda que estamos proponiendo se va volver un aspecto cultural dentro de San José”, agregó.

ETAfashion comercializa ropa, zapatos y accesorios. Fotografía: Alonso Tenorio
ETAfashion comercializa ropa, zapatos y accesorios. Fotografía: Alonso Tenorio

La operación de este nuevo punto de venta significó la contratación de 50 personas dedicadas a atender las necesidades en ropa, zapatos y accesorios de los transeúntes del centro de la capital.

Librería Lehmann desocupó el edificio el pasado 1.° de octubre después de ocuparlo por 103 años. El famoso negocio familiar cerró la apertura que conectaba el inmueble patrimonial con la construcción adyacente, en donde concentra ahora sus actividades comerciales y administrativas.

Su salida estuvo precedida por una amarga disputa entre las diferentes gerencias de la firma y las juntas directivas del Hogar, por el pago de alquileres y otros rubros.