Cristina Fallas Villalobos. 3 junio

Las exportaciones de medicamentos crecieron un 44% en los últimos cuatro años pese a las tensiones económicas y políticas dentro y fuera de las fronteras costarricenses.

El valor exportado de esos productos fue de $128,1 millones en 2014, mientras que el año pasado esa cifra alcanzó los $184,1 millones; según datos suministrados por la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica.

Calox exporta a Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Honduras, Guatemala, El Salvador y Colombia. Fotografía: Rafael Pacheco
Calox exporta a Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Honduras, Guatemala, El Salvador y Colombia. Fotografía: Rafael Pacheco

Estas cifras de exportaciones incluyen los medicamentos producidos en el país y los que fueron importados para luego ser distribuidos desde aquí a otros países.

Dichos números resultan más que positivos en medio de una coyuntura marcada por la incertidumbre económica del país, así como por los conflictos políticos que atraviesan Nicaragua y Venezuela.

Desde hace aproximadamente tres años, la empresa farmacéutica Calox, por ejemplo, experimenta una reducción cercana al 70% en el producto que coloca en el mercado venezolano.

Esta situación, junto a la crisis en Nicaragua y a la “extensa” huelga en Costa Rica durante el 2018, provocó que la compañía despidiera a 41 personas a inicios de año.

Calox tiene en el país operaciones de manufactura, distribución y comercialización con las que atiende actualmente los mercados de Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Honduras, Guatemala, El Salvador y Colombia.

Su portafolio de productos del área humana y veterinaria comprende más de 100 moléculas en 200 presentaciones.

Óscar Rodríguez, presidente ejecutivo de Calox Costa Rica, mencionó que prevén crecer dos dígitos al finalizar el 2019, independientemente de las situaciones económicas y políticas de la región centroamericana.

“El objetivo es que cada día más pacientes accedan a la terapia que requieren, para lograr hacer realidad esto mantenemos una política de precios accesibles, una amplia distribución y nuestro programa de cumplimiento terapéutico”, agregó Rodríguez.

Laboratorios Zepol es otra compañía que produce más de 10 medicamentos en territorio nacional, los cuales exporta a Nicaragua, Panamá, Guatemala, El Salvador, Honduras, Estados Unidos y Cuba.

Esta compañía no indicó cuál fue el comportamiento de sus ventas el año pasado. Sin embargo, destacó que un reto importante es el aumento sostenido en la complejidad de requisitos legales y regulatorios en el país.

“Afecta considerablemente los costos, la competitividad y la rentabilidad de los negocios en Costa Rica en comparación con otros países de la región”, dijo Osval Rodríguez, regente farmacéutico de Laboratorios Zepol.

Las exportaciones de medicamentos también se podrían beneficiar del ingreso de nuevos participantes. Infarma es un productor nacional que está en el proceso inicial para hacer las primeras exportaciones.

Esta compañía elabora 65 productos farmacéuticos desde su planta en Cartago.

Aunque muestran su deseo por iniciar el envío de sus productos al extranjero, quienes lideran Infarma son conscientes del ambiente desfavorable a nivel interno y externo.

“En los dos últimos años, nuestras ventas tuvieron un comportamiento estable. Lo deseable es crecer año con año, pero las circunstancias económicas y sociales en Costa Rica y el exterior, no nos permiten realizar de manera completa esa premisa”, explicó Édgar Zeledón, regente farmacéutico de la firma.

Con centro de distribución

Roche Centroamérica y Caribe tiene su centro de servicios y distribución en Costa Rica, país en el que recibe y envía los medicamentos fabricados principalmente en Europa, Estados Unidos y Japón.

Las exportaciones desde territorio nacional se dirigen hacia 23 países, entre ellos: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Trinidad y Tobago, Cuba y Jamaica.

Pese a las condiciones que atraviesa Costa Rica y otros países en Latinoamérica, la compañía decidió mantener su sede en el país debido a la estabilidad política, calidad del talento humano y seguridad jurídica.

Esta empresa no suministró cifras relacionadas al comportamiento de sus ventas a nivel local, pero a nivel mundial sus ventas aumentaron 6,7% en el 2018.