Consumo

Tarifa horaria diseñada para ahorrar en recibo de luz seduce a pocos hogares

Menos de 7.000 familias utilizan esquema eléctrico donde el costo del kilovatio/hora depende del horario de consumo. El avance en la instalación de medidores inteligentes podría aumentar uso de planes

Desde hace más 15 años la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) ofrece a sus abonados la posibilidad de optar por un esquema de tarifa residencial horaria (TRH); hace poco también también la ofrece el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Las anteriores son las únicas dos empresas eléctricas –de ocho que operan en el país– que cuentan con la posibilidad de organizar el consumo residencial para tratar de ahorrar en el pago del recibo, y sus clientes adscritos a dicha tarifa son muy pocos.

Pese a que la CNFL cuenta con poco más de 500.000 abonados, únicamente 6.912 tienen la TRH, según datos a mayo del 2021. En el caso del ICE, que tiene más de 700.000 clientes residenciales, solo ha recibido cinco solicitudes –que se encuentran en estudio– en la Región Central del país, para adquirir la tarifa. Esta segunda institución comenzó a ofrecer el servicio este 2021.

Desde el ICE explicaron que las razones por las que pocos clientes han solicitado el cambio a tarifa residencial horaria pueden ser múltiples y podrán determinarse con certeza en un plazo mayor, debido a que la aprobación de la tarifa por parte de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), es reciente.

“Sin embargo, se deben considerar factores como que el traslado debe ser solicitado por el mismo cliente o los eventuales cambios en los hábitos de consumo”, señaló la unidad de Gerencias de Electricidad y de Finanzas del ICE.

Por su lado, Adán Marchena subdirector de Comercialización de la CNFL, explicó que la Tarifa Residencial Horaria implica un compromiso muy disciplinado de desplazar consumos, un elemento que en algunos hogares se dificulta por asunto de costumbres.

Para el funcionario, la emergencia sanitaria también dificulta la utilización del esquema ya que las familias deben cumplir con horarios de teletrabajo y clases virtuales.

“(Con la emergencia) se les dificulta cumplir con los horarios y por ende optaron, algunos clientes, a pasarse a tarifa residencial convencional. Por otro lado, los clientes no estaban dispuestos a variar su hábitos incluso sábados y domingos, algo que cambió en julio 2020, en donde desaparece el periodo punta”, explicó Marchena.

Mario Patricio Solís, representante de la Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (Cedet), explicó que el uso de la TRH no es tan amplio ya que requiere de compromiso y educación por parte del consumidor sobre la mejor forma de aplicar la metodología.

Asimismo, las distribuidoras deben realizar ajustes en algunos de sus sistemas de medición; esto se está implementando con la instalación de medidores inteligentes. Cedet no incluye dentro de sus empresas afiliadas al ICE ni al CNFL, pero sí a las restantes empresas eléctricas del país.

¿Cómo funciona?

Este sistema consiste en que el costo de cada kilovatio/hora (kWh) depende del horario en que se use. Para adherirse a dicho esquema, se necesita el cambio a un medidor digital, un proceso en el que ya varias compañías eléctricas han avanzado camino.

Mario Mora, intendente de Energía, explicó que las tarifas horarias son, en lo esencial, un medio para promover cambios en los patrones de consumo y crear condiciones en las que se propicie el ahorro y la eficiencia energética.

Eso sí, hay que tener presente que la modalidad de tarifa horaria es voluntaria. Es decir, el abonado es quien decide si la aplica o no, dependiendo de si el modelo propuesto, horario y tarifas se ajustan a sus posibilidades de administrar y gestionar su propio consumo.

Por ejemplo, una persona que puede desplazar su consumo a los horarios en el que la tarifa es más baja podría optar por el esquema.

“Su implementación supone un proceso de comunicación y promoción sobre sus ventajas, por parte de las empresas distribuidoras”, señaló Mora.

Con la dinámica del teletrabajo y clases virtuales las personas están más tiempos en sus hogares, por lo que tienden a utilizar los artefactos eléctricos y realizar tareas del hogar en mayor medida. Para estas personas, el uso eficiente de los artefactos son los que determinarán el consumo y la posibilidad de solicitar la TRH.

“Siempre es importante revisar que los equipos estén en perfecto estado, evitar conexiones múltiples de equipo en un toma eléctrico para evitar recalentamiento, así como las instalaciones eléctricas en perfecto estado, por supuesto valorar incorporarse a la tarifa residencial horaria”, señaló Marchena, subdirector de comercialización de la CNFL.

Este funcionario aseguró que el monto de ahorro con un esquema de TRH podría variar desde 10% hasta 40% en la facturación, pero depende de cada caso por el uso frecuente de los artefactos y posibilidad de desplazamientos a horas de menor precio.

Tarifas residenciales horarias

De acuerdo con la CNFL, esta tarifa es exclusiva para clientes residenciales servidos en baja tensión y consumo superior a 200 kWh por mes, en toda el área servida por la compañía.

Para la definición de horarios, se usan tres periodos: punta, valle y nocturno, según indicó Aresep. Estos periodos se dividen así:

  1. Periodo punta: el comprendido entre las 10:01 y las 12:30 horas y entre las 17:31 y las 20:00 horas de la energía registrada durante el mes; exceptuando la registrada los sábados y domingos.
  2. Periodo valle: comprendido entre las 6:01 y las 10:00 horas y entre las 12:31 y las 17:30 horas de la energía registrada durante el mes.
  3. Período nocturno: está comprendido entre las 20:01 y las 6:00 horas del día siguiente de la energía registrada durante el mes.

Tarifas vigentes

La Compañía Nacional de Fuerza y Luz es una de las dos empresas eléctricas que brindan el servicio de tarifas horarias residenciales. Las tarifas vigentes se aprobaron en diciembre del 2020.

FUENTE: ARESEP    || / LA NACIÓN.

Para el caso de los sábados y domingos solo aplican periodos valle y nocturno.

En el caso del ICE, las tarifas al 30 de junio son: periodo punta ¢138.83; periodo valle ¢95.39 y periodo noche ¢69.59

Los titulares del servicios pueden solicitar a las empresas de Grupo ICE el estudio para poder adherirse al esquema residencial horario. Si el servicio lo solicitara un tercero, éste debe presentar autorización del dueño del servicio y puede implicar un cambio del medidor.

Avance en las compañías

Aunque de las ocho compañías eléctricas sólo dos ofrecen la TRH, algunas empresas estudian la posibilidad de ofrecer el servicio. Es el caso de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) que aseguraron que se estudia una posible propuesta para ser incluida en los siguientes estudios que se remitan a Aresep, para la correspondiente fijación tarifaria.

“La modalidad ha sido analizada en años anteriores y en primera instancia se entendía que la misma iba ser implementada de oficio por el ente regulador en todas las empresas distribuidoras”, explicaron desde la ESPH.

Jasec, por su parte, señaló que aún no cuentan con dicha tarifa, principalmente porque no se ha invertido recientemente en un proyecto de actualización de equipos de medición.

“También porque es alta la inversión a realizar y solo con financiamiento se podría, pues no solo es medidores, sino sistemas de comunicación y mejoras en facturación”, señalaron.

Asimismo, Solís aseguró que las empresas que conforman Cedet han realizado importantes inversiones para disponer de medidores inteligentes, en todas las áreas de concesión, lo que incluye comunidades alejadas y con condiciones topográficas de difícil acceso.

“En el caso de las cuatro cooperativas de electrificación, con el apoyo de Coneléctricas R. L. se estima que para el año 2022 se va a disponer de un parque de medidores inteligentes que nos permita implementar de manera masiva un cambio en la estructura tarifaria”, aseguró el representante de Cedet.

En cuanto a Grupo ICE, al finalizar el primer trimestre de 2021, sumó 507.985 medidores inteligentes (AMI) instalados por el ICE (311.957) y la CNFL (196.028).

Paula Umaña

Paula Umaña

Periodista de Finanzas. Graduada de Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.