Cristina Fallas Villalobos. 30 agosto
En el 100% de los puntos de venta de McDonald's, los clientes no deben entregar su tarjeta a los cajeros. Fotografía de Jeffrey Zamora
En el 100% de los puntos de venta de McDonald's, los clientes no deben entregar su tarjeta a los cajeros. Fotografía de Jeffrey Zamora

Es posible que en los próximos meses sea cada vez menos frecuente que usted tenga que entregar al cajero su tarjeta de crédito o débito, a la hora de pagar un producto o servicio en Costa Rica.

Más comercios, como restaurantes y supermercados, optan porque sean los consumidores quienes gestionen su pago sin importar si el plástico cuenta con la tecnología de pago sin contacto, chip o la tradicional banda magnética.

¿Las razones? Al no tener acceso a las tarjetas de sus clientes, los comercios garantizan procesos de compra más seguros, y mejoran los tiempos de espera en las cajas.

Así lo aseguran representantes de McDonald’s, KFC, QSR Internacional, Walmart y Megasúper, empresas que apuestan por el cambio, pero que avanzan a diferente ritmo.

También es importante recordar que por una directriz del Banco Central de Costa Rica (BCCR), al 1°. de enero del 2021, todos los datáfonos deberán estar de cara al cliente para así garantizar que la tarjeta se mantenga en sus manos.

En cuanto al cambio en los comercios, McDonald’s, por ejemplo, ya aplica este sistema en sus más de 120 restaurantes y centros de postres tras un proceso de cambio que tardó cerca de un año y que concluyó en junio pasado.

La empresa también aplica este proceso para las entregas a domicilio debido a que el motorizado cuenta con el datáfono. La única deuda de la empresa en este tema es con su AutoMac, en el que están estudiando cómo incluir la tecnología.

Wendy Madriz, supervisora de comunicación de Arcos Dorados Costa Rica, destacó que la respuesta de los clientes ha sido positiva hasta el momento y que procuran acompañar al consumidor para que, poco a poco, vea los beneficios de un modelo que ofrece seguridad y autonomía en la compra.

Otra empresa con camino recorrido es Walmart –formatos de supermercados Maxipalí, Masxmenos, Palí y Walmart– ya que en un 40% de sus tiendas son los clientes quienes usan los datáfonos.

“El objetivo es ofrecerle mayor seguridad al cliente de modo que no tenga que entregar su tarjeta o instrumentos de pago en ningún momento. Poco a poco, las clientas se han ido educando en estos procesos y reciben bien el nuevo protocolo de seguridad”, indicó Mariela Pacheco, subgerente de Asuntos Corporativos de Walmart.

La firma espera alcanzar el 100% en octubre próximo, y así estar al nivel de otros países de la región en el que tienen operaciones, como Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua.

Más comercios, como restaurantes y supermercados, optan porque sean los consumidores quienes gestionen su pago sin importar si el plástico cuenta con la tecnología de pago sin contacto, chip o la tradicional banda magnética.
Más comercios, como restaurantes y supermercados, optan porque sean los consumidores quienes gestionen su pago sin importar si el plástico cuenta con la tecnología de pago sin contacto, chip o la tradicional banda magnética.
En preparativos

QSR Internacional, KFC y Megasúper se preparan para ejecutar el cambio en los próximos meses, muchos de ellos, con miras a tener equipados el 100% de sus establecimientos antes de que finalice el 2018.

QSR Internacional -Quiznos, Teriyaki y Smash Burger- está trabajando en el cambio y la actualización de los datáfonos, así como en la creación de la interfaz para enlazarlo directamente al sistema de facturación.

Una vez que esté listo y probado el sistema, se actualizará y dará inicio la aplicación en todos los restaurantes que posee el grupo en Costa Rica, lo cual está previsto para que suceda en diciembre próximo.

Fernanda Pacheco, vocera de la compañía, explicó que pese a que están pasando por este proceso, cuentan con experiencia en el tema ya que tienen varios puntos de venta con sistemas de quioscos en los que los clientes procesan su pedido y el pago sin tener contacto con un cajero.

“La implementación de estos sistemas nos permitirá agilizar las filas y tiempos de espera en las cajas”, agregó la representante.

En el caso de KFC Costa Rica iniciaron el proceso de cambio hace cuatro semanas y estiman que para setiembre próximo sus 42 puntos de venta estarán integrados al esquema contactless (tarjetas sin contacto).

Para la compañía, operar de esta manera le permite al consumidor tener mayor tranquilidad al realizar sus transacciones. Eso sí, destacan que significa un reto para sus colaboradores, quienes deben enfrentar el comportamiento de los clientes ante el cambio en la cultura de pago.

Finalmente, para Megasúper, el cambio se ve más lejano pero posible.

“El uso del pinpad para el cliente es una decisión compleja. Es un proyecto que entre sus etapas tiene la decisión de escoger qué tipo de equipo tiene mejor costo beneficio tanto para el cliente como para la Corporación Megasúper”, indicó Jonathan Velásquez, gerente de sistemas de la cadena de supermercados.

La empresa prevé que a futuro los consumidores no deban entregar sus tarjetas en ninguno de sus puntos de venta, pero no tienen una fecha establecida para iniciar el cambio; sin embargo, prevén que al comenzar, tardarían aproximadamente un año para concluir el proyecto.

Esta variación se da en un momento donde el BCCR ha impulsado, durante los últimos meses, una serie de medidas sobre sistemas de pago.

Una de ellas es que, desde el 14 de mayo pasado, las personas que pagan sumas iguales o menores a ¢15.000 con tarjetas que tienen chip o la tecnología de pago sin contacto, ya no requieren presentar su cédula ni firmar el voucher.

En esa oportunidad, el director de la División de Sistemas de Pagos del Banco Central, Carlos Melegatti, explicó que los comercios no serían sancionados si no operaban de esa manera, pero que quienes lo hicieran ofrecerían un servicio más ágil a sus clientes.

Asimismo, se espera que al 31 de diciembre próximo, todos los emisores de tarjetas de crédito, débito y prepago, deban garantizar que sus clientes cuenten con la tecnología sin contacto.

Según el representante del BCCR, actualmente 65% de los plásticos en Costa Rica ya cuentan con esa tecnología y 60% de los comercios disponen de datáfonos con pagos sin contacto.