Krisia Chacón Jiménez. 15 noviembre
El servicio de Disney+ estará disponible a un precio desde los $6,99 al mes y llegaría a América Latina, en el 2020. En la imagen, Cathleen Taff, presidenta de Distribución, Franquicias, Negocios y Audiencias de Disney, expone el catálogo de la compañía en un evento en Las Vegas, en abril pasado. AP/Archivo
El servicio de Disney+ estará disponible a un precio desde los $6,99 al mes y llegaría a América Latina, en el 2020. En la imagen, Cathleen Taff, presidenta de Distribución, Franquicias, Negocios y Audiencias de Disney, expone el catálogo de la compañía en un evento en Las Vegas, en abril pasado. AP/Archivo

Su bolsillo podría ser impactado en medio de la guerra de los servicios de streaming. La amplia oferta de contenido y variedad de precios podrían tentarlo a contratar más suscripciones de la cuenta.

Disney Plus, Apple TV+ y HBO Max se plantan como los grandes competidores del asentado Netflix.

En el ámbito global existen 190 millones de suscriptores en las diferentes plataformas de streaming, de los cuales 140 millones pertenecen a Netflix. El restante se lo reparten, sobre todo, Amazon Prime y Hulu.

Específicamente en Costa Rica, durante el 2018, se registraron 110.000 usuarios activos diarios de Netflix y con un uso estable durante todos los días de la semana, según datos del estudio Red 506 elaborado por Porter Novelli para El Financiero.

El tiempo y el dinero de los consumidores cada vez más se inclinan hacia este tipo de servicios que, básicamente, ofrecen flexibilidad y ceden al usuario el poder elegir la hora, lugar y el dispositivo donde desea consumir el contenido audiovisual.

Un reporte de la firma Nielsen, publicado en mayo anterior, señala que en Estados Unidos el 56% de los adultos utiliza servicios de streaming y consume su contenido durante casi una hora diaria. Los más jóvenes lo hacen, en promedio, por 2,42 horas.

Además, solo en este país norteamericano, se estima que 6 millones de consumidores dejaron de estar suscritos a la televisión paga desde el 2012, mientras crecieron los servicios bajo demanda, según datos de la consultora Leichtman Research.

Las cifras aplastantes de Netflix podrían verse amenazadas con la llegada de estos “nuevos” competidores, quienes son gigantes cadenas que por años se han dedicado al negocio de la producción audiovisual –con excepción de Apple–.

Si estos enormes jugadores le quitan al rey del streaming sus grandes éxitos, Netflix se queda de momento solo con las producciones que han logrado lanzar en estos últimos años. No es poca cosa, pero podría ser insuficiente, según estimaciones de especialistas internacionales.

Por esta razón es que el contenido y las tarifas se convierten en los grandes diferenciadores de estos servicios, los cuales al final del día, tendrán que pesar en la decisión del consumidor.

Armar la estrategia

Cada uno de estos gigantes tienen que luchar por un espacio dentro del presupuesto de cada consumidor.

El peligro que conlleva los lanzamientos de tantas ofertas atractivas radica en perder el control acerca del presupuesto que se destina en este tipo de servicios.

Llegar a tener todas las suscripciones podría representar un gasto mayor que, inclusive, el de la televisión por cable.

Por ejemplo, tomando en cuenta solo las tarifas de los planes básicos de cada competidor, el monto es de $50,94, eso sin tomar en cuenta los impuestos que están en camino: el IVA ya aprobado, pero que todavía no se está cobrando (13%) y el de Espectáculos Públicos (1,5%) que se estudia actualmente en la Asamblea Legislativa.

Plataforma Precio Contenido Diferenciador
Netflix Básico: $8,99 al mes.
Estándar: $12,99 al mes.
Premium: $15,99 al mes.
Stranger Things, 13 Reasons Why, The Office, Orange is the New Black, House of Cards,
The Umbrella Academy.
Apostará por producciones originales y toma como ventaja su músculo de más de 140 millones de suscriptores.
Hulu Básico con publicidad: $5,99.
Básico sin anuncios: $11,99 al mes.
The Handmaid’s Tale, Veronica Mars, PEN15. Esta plataforma estará disponible tanto de forma individual y en un paquete especial dentro de Disney Plus.
Amazon Prime Solo Amazon Prime Video: $8,99 al mes. Amazon Prime: $12,99 al mes o $119 al año e incluye Prime Video y Amazon shipping gratis. The Marvelous Mrs. Maisel, Bosch, The Expanse. Usa como gancho el Amazon shipping gratis.
Disney Plus Básico: $6,99 al mes o $69,99 anuales.
Paquete con ESPN Plus y Hulu: $12,99 al mes.
Producciones clásicas y nuevas de Disney, Marvel, Star Wars, Pixar y National Geographic. Entra al mercado con una apuesta diferenciadora al ofrecer contenido deportivo y su amplio catálago de las producciones tanto para niños como para adultos.
HBO Max $14,99 al mes. Game of Thrones, Friends, Gossip Girl, Doctor Who, todas las películas de superheroes DC, Studio Ghibli, Cartoon Network. Plataforma promete 10.000 horas de contenido premium que incluye todo el material que transmite HBONOW, todos los canales de la marca HBO y todo el material de WarnerBros.
Apple TV+ $4,99 al mes. See, The Morning Show, Dickinson, Oprah Winfrey. Ofrece a las personas que compren un dispositivo Apple en sus tiendas autorizadas, un año de suscripción gratis a su plataforma. Además, ofrece la opción para ver en familia, que le permite a más de seis personas disfrutar del contenido con la misma cuenta.
Fuente: Tarifarios en cada sitio web

En una investigación de la firma Deloitte, publicada en marzo, se revela que casi la mitad de los encuestados (47%) “expresó frustración por el creciente número de suscripciones que hace más difícil encontrar contenidos”.

El exceso de suscripciones conlleva al riesgo que los usuarios terminen con la misma queja que los llevó a cortar el servicio de cable: mucho dinero por programas que no ven.

Otro riesgo es que, probablemente, las tarifas de estas plataformas subirán al pasar el tiempo, como ya sucedió con Netflix, con el fin de financiar las producciones originales.

El plan estándar de Netflix (dos dispositivos al mismo tiempo y alta definición), comenzó en el 2014 en $8 y con el paso del tiempo se ubicó en $12,99, hasta la fecha.

También existen iniciativas en esta compañía para terminar con la modalidad de compartir contraseñas con familiares y amigos, para presionar a más usuarios a suscribirse.

El cambio de paradigma en el negocio podría llevar a que los clientes prefieran un menú a la carta, es decir, pagar por series, películas o documentales individuales, en lugar de tener una suscripción a la que no le saca mayor provecho.

Algo similar a lo que hoy sucede con el servicio de Google, Play Movies, donde el usuario alquila o compra solo el contenido que quiere observar.

Amazon también se sumó a esta ola y permite la compra de capítulos o temporadas, sin estar suscrito a Prime Video.

Buena conexión

Estas plataformas tienen el camino totalmente abierto para tomar todavía más fuerza en el país.

Primero, el acceso que tienen los costarricenses a dispositivos como televisores, celulares, computadoras y tabletas, los cuales se suman a la alta penetración de Internet que existe en el país.

Datos de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) muestran que al 2018 existían 5.575.821 suscripciones a Internet –tanto fijo como móvil–.

Además, al 31 de mayo del 2019, en el país circulaban un total de 8.648.399 tarjetas de pago (débito, crédito y prepago), según datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Es decir, que en términos de masificación de dispositivos disponibles, conexión a la red y medios de pago electrónicos, el país completa el círculo necesario para disfrutar de estos servicios de video.